Ir al contenido principal

Wiño al suelo





Purrún



küla



En esta mañana me viene a ver el séptimo arcoíris

Escopeta lacia

¡Vaya vaya! con la canalla del jabón Popeye

Y la mezclilla en las pompas, ¡chas chas chas!



Vuelan como satélites o sea como luciérnagas pencas

O como un weñulfe solitario que camina para atrás

Dura flor de camisa

Más dura que la mugre de los cuellos y las mangas

No somos nada sin tele

Tampoco somos artefactos.

Mis dedos persiguen planetas

Mojados parecen porotos rojos

No me hablen que estoy lavando a mano

Lavatorio… oratorio… purgatorio… consultorio

Quiere salir el sol pero mis vertebras chuecas tienen sombras.

Espuma que no saca nardos

Calzoncillos rotos,

Calcetines con hoyos

Sábanas podridas, elásticos vencidos

Devota de las blusas blancas y los chalecos plomos

Creo que por dentro estoy llena de aserrín

Somos máquinas de carne que chorrean hijos

Horas levadura, día espuma negra, semana remojo

Y yo lavando a mano comadrita

Encorvada curca, curcuncha y viejita

Con la cabeza llena de canas y de pajaritos

Se suceden guerras, barros con bandas tricolores

Crisis, tisis, los trapos tienen dientes y muerden

Me persiguen para cobrarme

Lo que mañana les voy a quedar debiendo

Aquí pan quemado, ovillada, chata

Guitarra quebrada

Tiempo escobillón pañales con caca

Talones partidos, piernas varicientas se caen los dientes

Los pañuelos, taza sin oreja

Da pereza la artesa, carnaza la lavaza

A la orilla del estero raja mojá

Caliente como ceniza pa pelar mote

Tiritona como cayana que baila

Zamorreo de cinco lumas

¡¡¡Puta y yo lavando a mano comadrita!!!

Cuando debería estar cabalgando y

Pariendo estrellas de colores rebeldes.

No lloramos por las puras

En la vuelta de carnero del diablo

Andamos colgados en los andamios

Bacinica rota, choapino percán tortilla verde

Población callampa, fonola colgando

Ventana de nylón, agua con guarisapos

Ratones muertos, perras paridas, trigo con gorgojo

trifulka contra la costra, la herida, el tajo, la caracha, la chañaka.

Caballo mocho, buey mutro, vaca mostrenca, cabra chuña

Catutos duros, Muday vinagre, trawa con pelos

Chicha con borra, leña con agua, harina con trintraros

Milcao con piedras, pumas ciegos, zorzales mudos

Las Bandurrias ladran, los Treiles muerden,

los Chucaos se comen los ojos de los recién nacidos

y los zorros se fuman los Chupones por el culo.




Comentarios

Entradas más populares de este blog

CRÓNICAS DE UN NAMPULKAFE RETIRADO : PICHI NÜTRAM I : EL DÍA EN QUE MON LAFERTE ME TOCÓ EL CULO. Por Javier Milanca

EL DÍA EN QUE MON LAFERTE ME TOCÓ EL CULO.
Por Javier Milanca Olivares


Resulta que el Liceo Politécnico de Illapel organizó un festival de la voz y entre sus invitados estrellas estaba un moreno famoso por su tema La Lombriz y por su afición a empolvarse la nariz (verso sin esfuerzo) además, de una cantante porteña con fama de wachaka, se llamaba Monserrat Bustamante. La tarde previa al festival se realizó una prueba de sonido bajo el sol carnicero Illapelino, yo estaba ahí porque sería el animador del evento y Monse no llegaba nunca y algunos fans la esperaban ansiosos. De pronto, entre el público conversando de hawaianas y lentes de sol baratos apareció ella como una diva de pobla- sound, con su caminar delicioso de choriza pulenta y famosa. Saludó a todos de beso y entre bromas y chuchadas probó sonido y sobre todo pidió un acompañante para cantar su último éxito radial, una canción a dueto con Santos Chávez (no el pintor, el cantante). No me sabía muy bien la letra pero con un papel…

PICHI EPEW: LAS HERMANAS KONA Por Javier Milanca Olivares

LAS HERMANAS KONA.
Por Javier Milanca Olivares
Las hermanas Kona vivían solas. Aunque decir solas está demás pero es por esa mala costumbre de soledear a las mujeres cuando no tienen hombre. Y más encima ellas que no lo andan echando en falta ni lo andan pidiendo pues lo más bien entre las dos se saben tejer deleitosa compañía. Estas hermanas vistas de lejos parecían tener un transcurrir  enojón y bravo, pero miradas bien de cerca resultaban muy risueñas y parlantinas. Se decía que a veces, incluso, se ponían fiestongueras cuando la chicha de manzana les salía picantosa y espumarada como que se les subía al sobrado, y daban hasta de saltitos igual que esas chincolas colimochas cuando se alborotan con el grano.  Hay  que contar que se juntaban poco con la gente y era muy común verlas esperando micro en el  camino y aunque el carácter se les ponía arisco, igual daban los días y las tardes con mucha música y deleite. Eran  malencaradas en  la fila del banco, respingonas en la bodegas y mal…

LA FOTOGRAFÍA DE DON CRISTÓBAL

LA FOTOGRAFÍA DE DON CRISTOBAL. Por Javier Milanca Olivares En la primera fotografía está Don Cristóbal no se ve porque se puso de espaldas mirando hacia el lago. Yo miro el cerro Tralkan. El hombre que no verán en ninguna fotografía pero que ya se les dibujará en su imaginación es de baja estatura, con gruesas manos que tienen los duros de cuerpo y que le resaltan gigantes pues parece que hubieran pertenecido a alguien más grande. Es un viejo, pero mejor sería llamarlo sobreviviente, lo que no deja de ser una proeza por la vida llevada y lo trabajado de su humanidad que ahora descansa como una locomotora que hubiera cruzado un arenal. Habla fuerte porque perdió las escuchaderas de tanto aserradero y porque le gusta aparentar sordera por conveniencia. Tiene cejas abundantes, dice que son herencia de su mamita pero que no recuerda porque razón si ella siempre las lucía delicadamente cortadas. Me cuenta que el cerro que está enfrente de Riñihue se llama Maltusado, pienso que es en honor a …