Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando las entradas de diciembre 3, 2013

LA MARÍA PINGÜINO DE PUERTO MONTT 1..."COMO SE MATA EL GUSANO"

la mismísima María Pingüino (de cúbito abdominal) bailando "como se mata el gusano"

 LA MARÍA PINGÜINO I.

A mi última amiga la conocí en un bar de buena muerte cuyas paredes de desolación y hasta los mismos clientes, parecían estarse cayendo a pedazos como si fueran las costras de un solitario planeta náufrago que empieza a calentarse. Se llamaba María Pingüino me dijo, tenía un perfil de pájaro inmensamente feliz y un aire de entre inmortal y perdida. Estaba tejiendo con devoción y entregada a un caldo inflamado de ají. Usted se parece a Luis Miguel me dijo. No quedó otra que reírme de su barroca ocurrencia y por supuesto se entendía que desde sus lentes viejos, empañados y sucios se podía ver cualquier cosa. Quiero ser feliz como usted le dije. Sea como Los Charros de Lumaco me dijo y se deja de webás me dijo.

LA MARÍA PINGÜINO DE PUERTO MONTT 2

La María Pingüino II.
Volví al bar con la desesperación de quien ve caer el último árbol del mundo. La noche estaba para decisiones firmes y con decisión fui por mi caña de blanco. Allí estaba otra vez la María Pingüino, inmóvil y de pie junto a una cazuela resumidero de muchas muertes. Tejía una charlina disparatada. Al verme me dijo “hola don Luis Miguel” y como homenaje le canté “La Incondicional”  pero ella  volvió absorta tras sus lentes tan sucios como los vitrales de una catedral llena de moscas. Nada podía conmoverla más allá de sus palillos. Luego de abrir la pendiente de mi garganta, le dije “por sus tejidos las conoceréis”. Me miro y sentenció  “le voy a tejer zapatillas de casa”. Le respondí “ ¡¡no tengo casa para que quiero tener zapatillas!!”. Empiece por las zapatillas de casa, me dijo, no sea weon, me dijo.
JAVIER MILANCA