Ir al contenido principal

LAS PRINCESAS DIAGUITAS DE OSCAR ESPINOZA VALENZUELA

PRESENTACIÓN DE "PRINCESAS DIAGUITAS EN EL SILENCIO DEL CHOAPA" DEL ESCRITOR ILLAPELINO OSCAR ESPINOZA VALENZUELA

Por Javier Milanca


Algo está pasando en el cielo poético si es que hay Wenu Mapu poético o solo se trata de profundidades o Minche Mapu.

Y es algo no menor es la instalación de espacios y conceptos imaginarios, intangibles ideales pero no idealizados, aquí en la realidad.

Y es que se inventa desde la nada y eso es ganarle a la muerte, al silencio, o sea a la vida, o sea a esa persistencia conchesumadre de seguir respirando.

Por ejemplo se puede inventar desde la inexistencia, un país incendiado terremoteado, cataclismeado y meado llamado Chile…y de ello hablaremos, porque algo en común tienen Oscar Espinoza y Alonso de Ercilla, pueden crear desde una epopeya, desde el homenaje, la loa o el piropo la pertenencia y la existencia de seres. Ahora y por ahora son seres femeninos, con características diaguitas pasadas y presentes, para que aprendamos a descubrirlas y descubrirnos entre el gentío de la avenida o moviendo su culito reggaetón en una disco, o acuclilladas recogiendo arándanos temporales, peinando a sus hijos antes de irse a la escuela o esperando a sus hombres en un turno siete por siete, en una sala de clases viendo la juventud desde su vejez.

O sea, se vuelve a repetir también, por ejemplo, lo de La Araucana: que antes de que nuestro país sea robado, hollado por la misma oligarquía monoreligiosa desde quinientos años a la fecha, un poeta de suave pluma y poco marciales gestos, (imagino que debió de haber tenido también el mal dormir que tienen los poetas y los alcohólicos), con los ojos impávidos de cortesano pajero, demasiado educado para su tiempo y sus amigos, demasiado calmo para la brutal soldadesca que lo rodeaba, pero que no temió en enfrentar al propio García Hurtado (por una mujer dicen). ¿Quién sabe si Alonso de Ercilla y Oscar de Espinoza se parecen?. El uno escribió, inscribió, fundó un país con la fuerza de su poesía: lo nombró Chile por todo el mundo y nosotros todavía ni siquiera éramos bandera, aunque ya éramos cementerio.

El otro, Oscar Espinoza levanta desde el polvo, desde esos finos grumos de la nada o de la historia, a las princesas diaguitas, soldadas del norte chico. Ahí están: Son secas para los porotos, piden fiados en los negocios porque no llegan a fin de mes.

Bajan en micros desde Huintil o Cuz Cuz, atienden negocios, venden chalas, cuidan casas, lloran por los silicosos y pelean a escupo limpio por sus hijos. Se embarazan jóvenes para llegar a bisabuelas viejas.

Estas diaguitas actuales sueñan con irse a vivir a Quilpué o La Herradura. Vacilan con Ron de tres litros, entran encogidas a los colectivos. Duermen arrolladas en colchones que todavía no terminan de pagar. Creen en duendes que las invitan a bailar. Se olvidaron de los secretos remedios de las viejitas, pero se saben las últimas colecciones de Falabella. Son reales como un punto minero inscrito con GPS, o tan reales como una palta colgando de un árbol.

Son tan reales como la sequía

Y no las vemos hasta que el poeta las ve.

Oprimidas por la historia, el sol, el marido curado, el papá botarate, el hijo mamón, el vecino caliente, pero erguidas como notablemente el poeta dice en una estrofa histórica:



“Soy un habitante de tierra

Un polvo de cabellos y dientes

Un ojo de llama en altura

Una roca que relata

Día a día los soles de su estirpe”



Así como Alonso de Ercilla vio un país detrás de una masacre. Oscar Espinoza ve las princesas detrás de las Borras contaminantes y asesinas que deja la gran minería que ataca al Choapa.

Así como Alonso de Ercilla se inventó un país de una nada, Oscar Espinoza hará permanecer las princesas después de la nada o sea cuando se nos acabe el agua.

Entonces queridos amigos

¡¡Pu Peñi, Pu lamngen, Pu Kom pu che!!

En este lugar

En esta plaza, en este sitio,

En esta tribu universal

Declaro existentes a las princesas diaguitas

¡¡¡Abrid este libro… al fondo de ellas las encontraréis!!!

JAVIER MILANCA

Comentarios

Entradas más populares de este blog

CRÓNICAS DE UN NAMPULKAFE RETIRADO : PICHI NÜTRAM I : EL DÍA EN QUE MON LAFERTE ME TOCÓ EL CULO. Por Javier Milanca

EL DÍA EN QUE MON LAFERTE ME TOCÓ EL CULO.
Por Javier Milanca Olivares


Resulta que el Liceo Politécnico de Illapel organizó un festival de la voz y entre sus invitados estrellas estaba un moreno famoso por su tema La Lombriz y por su afición a empolvarse la nariz (verso sin esfuerzo) además, de una cantante porteña con fama de wachaka, se llamaba Monserrat Bustamante. La tarde previa al festival se realizó una prueba de sonido bajo el sol carnicero Illapelino, yo estaba ahí porque sería el animador del evento y Monse no llegaba nunca y algunos fans la esperaban ansiosos. De pronto, entre el público conversando de hawaianas y lentes de sol baratos apareció ella como una diva de pobla- sound, con su caminar delicioso de choriza pulenta y famosa. Saludó a todos de beso y entre bromas y chuchadas probó sonido y sobre todo pidió un acompañante para cantar su último éxito radial, una canción a dueto con Santos Chávez (no el pintor, el cantante). No me sabía muy bien la letra pero con un papel…

PICHI EPEW: EL PEÑI RAMON QUICHIYAO

EL PEÑI RAMON QUICHIYAO
Por Javier Milanca Olivares
El peñi Ramón Quichiyao se puso niño y se puso manta de lana cruda y salió a escribir arboleando hasta que las propias cordilleras de Llifen aprendieron a cantar su antigua memoria. De más grande se puso profesor y manta de lino normalista y pizarreando en las escuelas hizo que las letras despertaran más temprano. Después se puso manta humilde y se puso escritor y fue elegido como el hablador de la selva valdiviana, el vocero de la Puihua Hembra, el cantante de los viejos de aserradero que se vuelven ñonchos de tanta máquina y chuecos de tanta Tota. Se puso un lápiz en la mano y otro en la oreja para ser el werken mojado de las hojas de Nalca, el representante por unanimidad de los esteros nuevos cuajados de berros y el contador oficial de las Chilcas coquetonas rebosantes de campanas. Y olvidado fue olvidando. Los que antes lo abrazaron no le devolvieron las brazos, los que lo aplaudieron no le devolvieron las manos y los que lo usaro…

PICHI EPEW: LA VICTORIA DE LORENZA CAYUHAN

LA VICTORIA DE LORENZA  KAYUHAN Por Javier Milanca Olivares.
"...Los Mapuche nacen con una manchita azul al final de la espalda...es para recordar que vienen  y volverán al azul..."                                                                                                                   (Chaltu Violeta Violenta )
Llegó la mujer blandiendo su vientre habitado, engrillada de tobillos pero no de útera, cautiva de gendarmes pero no de florecimiento, presa política por sentencia pero con todas las lunas libres en su cuerpa. No hubo árboles buenos para su koñiwe, pero sí una bolsa  de basura negra. No tuvo dos pifilkafes pero sí dos carceleros. Cuando el grito  de nacimiento iluminó la oscuridad de la sala- cárcel una nueva vida de Cayana Azul gritó por los cuatro confines de la munda. Lorenza Kayuhan ganó, pues no hay amarras capaces de encadenar al azul más libre de los azules. Y los sabios lo dijeron: cuando se nace encadenado se crece rebelde.