Ir al contenido principal

SADO- MAPUCHISMO Por Javier Milanca Olivares






SADO- MAPUCHISMO.

Por Javier Milanca Olivares
a  N.T.P.A
Amarraos los unos a los otros se dijeron. ¡Amarraos los unos a los otros!. Ambos se daban pastos de amor mapuche tierno por el día, Ambos se daban amarras de fuego por la noche. Amarras para cordero de entrega  en kamaruko. Ñochas vivas en los tobillos y viceversa. Los mismos nudos de corredera para matar baguales, los mismos bozales  de wachi para jabalíes soberbios. Y no se soltaban por horas hasta que el miedo empezaba a tener consistencia de asesino. Latigazos de ordeña en las nalgas, pellizcos de hambre por las ingles, pinzas de ropa en los pezones recíprocos. Estrangulaciones amoratadas mutuas sin castidad, escupos desesperados al centro de las babas, rasguños de uña en piedra por las espaldas hasta abrir la sangre, gritos de maldición verdadera hasta abrir las culpas y palabrotas recias hasta abrir los cielos. Palabrotas mapunches, palabrotas winka, palabrotas del barrio y debajo de la tierra, palabrotas de borrachos de mierda, Insultos sucios que ni enemigos. Agua por todos lados cayendo al colchón, el colchón a su rumbo hasta caer en las aguas, sonidos de cachetadas certeras en las mejillas, chirridos de catre al ritmo de la ordeña, lloriqueos de espanto pegados a la pared, hasta que sus almas amansadas en el castigo del amor bravo eran sorprendidas por el amanecer que los volvía tiernos como brotes en we tripantu. Pero ahí empezaban de nuevo, suavidad de musgo durante el día, aspereza de ortiga al advenimiento  de la noche:
-          -Te voy a mojar como pifilka en ayekan- le dijo él
-          -Te voy a dar como a chancho come papas- respondió ella
-          -Te voy a dar como a gata ladrona- respondió él
-          -Te voy a pisar como trigo pa muday- le dijo ella.
Y cualquier accidente bastaba para desafiar la noche  y empezar las sesiones del suplicio  convenido o ella le dejaba caer un tazón de leche caliente entre las piernas o él le dejaba entrar un chilpén de brasa por el escote. Todo era una venganza, todo era una excusa para iniciar una nueva noche de gritos, golpes y castigos más parecidos al inicio de una guerra.  
-          -Te voy a dar como kultrún en ceremonia ¡!- gritaban juntos para asustar el weñulfe mirón y espantar a las estrellas más santurronas.

Y buscaban sus sogas expertas para empezar a amarrarse y amarse amarrándose. Y una noche se anudaron con tanto brío de amor que nunca más pudieron desatarse.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

CRÓNICAS DE UN NAMPULKAFE RETIRADO : PICHI NÜTRAM I : EL DÍA EN QUE MON LAFERTE ME TOCÓ EL CULO. Por Javier Milanca

EL DÍA EN QUE MON LAFERTE ME TOCÓ EL CULO.
Por Javier Milanca Olivares


Resulta que el Liceo Politécnico de Illapel organizó un festival de la voz y entre sus invitados estrellas estaba un moreno famoso por su tema La Lombriz y por su afición a empolvarse la nariz (verso sin esfuerzo) además, de una cantante porteña con fama de wachaka, se llamaba Monserrat Bustamante. La tarde previa al festival se realizó una prueba de sonido bajo el sol carnicero Illapelino, yo estaba ahí porque sería el animador del evento y Monse no llegaba nunca y algunos fans la esperaban ansiosos. De pronto, entre el público conversando de hawaianas y lentes de sol baratos apareció ella como una diva de pobla- sound, con su caminar delicioso de choriza pulenta y famosa. Saludó a todos de beso y entre bromas y chuchadas probó sonido y sobre todo pidió un acompañante para cantar su último éxito radial, una canción a dueto con Santos Chávez (no el pintor, el cantante). No me sabía muy bien la letra pero con un papel…

PICHI EPEW: LAS HERMANAS KONA Por Javier Milanca Olivares

LAS HERMANAS KONA.
Por Javier Milanca Olivares
Las hermanas Kona vivían solas. Aunque decir solas está demás pero es por esa mala costumbre de soledear a las mujeres cuando no tienen hombre. Y más encima ellas que no lo andan echando en falta ni lo andan pidiendo pues lo más bien entre las dos se saben tejer deleitosa compañía. Estas hermanas vistas de lejos parecían tener un transcurrir  enojón y bravo, pero miradas bien de cerca resultaban muy risueñas y parlantinas. Se decía que a veces, incluso, se ponían fiestongueras cuando la chicha de manzana les salía picantosa y espumarada como que se les subía al sobrado, y daban hasta de saltitos igual que esas chincolas colimochas cuando se alborotan con el grano.  Hay  que contar que se juntaban poco con la gente y era muy común verlas esperando micro en el  camino y aunque el carácter se les ponía arisco, igual daban los días y las tardes con mucha música y deleite. Eran  malencaradas en  la fila del banco, respingonas en la bodegas y mal…

LA FOTOGRAFÍA DE DON CRISTÓBAL

LA FOTOGRAFÍA DE DON CRISTOBAL. Por Javier Milanca Olivares En la primera fotografía está Don Cristóbal no se ve porque se puso de espaldas mirando hacia el lago. Yo miro el cerro Tralkan. El hombre que no verán en ninguna fotografía pero que ya se les dibujará en su imaginación es de baja estatura, con gruesas manos que tienen los duros de cuerpo y que le resaltan gigantes pues parece que hubieran pertenecido a alguien más grande. Es un viejo, pero mejor sería llamarlo sobreviviente, lo que no deja de ser una proeza por la vida llevada y lo trabajado de su humanidad que ahora descansa como una locomotora que hubiera cruzado un arenal. Habla fuerte porque perdió las escuchaderas de tanto aserradero y porque le gusta aparentar sordera por conveniencia. Tiene cejas abundantes, dice que son herencia de su mamita pero que no recuerda porque razón si ella siempre las lucía delicadamente cortadas. Me cuenta que el cerro que está enfrente de Riñihue se llama Maltusado, pienso que es en honor a …