Ir al contenido principal

PICHI EPEW : EL JUAN PAYÉ DE LA ROSITA BAEZ



EL JUAN PAYÉ DE LA ROSITA BAEZ.

JAVIER MILANCA



Al Juan Payé nadie le saca de la cabeza que a los muertos los entierran vivos. Dice que todos lo saben, pero se hacen los lesos para poder vivir mejor. El Juan Payé hizo los mejores goles de la historia de Illapel pero no recuerda ninguno porque siempre jugaba a medio filo, así es que para acordárselos, se los hacía repetir a los viejos de las cantinas hasta que terminó por creer que había vivido varias vidas y no se había dado cuenta del paso de una a otra por eso de la borrachera y de que a nadie lo entierran como corresponde. Juan Payé ayudó a levantar el campamento Rosita Baez y cuando éste fue erradicado se dijo para sus adentros que con eso ya podría irse despidiendo. Buscó entonces todas las maneras posibles de irse de este mundo con la seguridad de estar bien muerto. Se tiró a todas carreras de un cerro, se lanzó frente al aguilón de la máquina retroexcavadora, tragó algunos venenos de monte pero nada podía matarlo. Un severo día tomó la decisión de ahorcarse desde la rama de un Quillay y logró su objetivo después de un par de espasmos de becerro y un feo ronquido final. Sin embargo, de pronto despertó en medio de la cancha ovacionado por todos pues lo llevaban en andas después de haber hecho el más sublime gol de chilena. Pero él, como  despertando de una embriaguez o de algo más grande no iba contento, él quería expirar y estos infames le habían interrumpido su muerte. Desesperado fue a un bar y pidió que por favor dejaran de repetir sus goles para poder morirse de una buena vez. Entonces sus compañeros de cancha y de copas le prometieron que lo dejarían descansar en la paz eterna de no nombrarlo. A pesar de eso, cada cierto tiempo, nadie puede evitar contar sus fabulosos goles y sus no menos espectaculares borracheras y Juan Payé vuelve a vivir, confuso como siempre, al igual que todos aquellos que han pasado por esta vida sin merecer la muerte.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

CRÓNICAS DE UN NAMPULKAFE RETIRADO : PICHI NÜTRAM I : EL DÍA EN QUE MON LAFERTE ME TOCÓ EL CULO. Por Javier Milanca

EL DÍA EN QUE MON LAFERTE ME TOCÓ EL CULO.
Por Javier Milanca Olivares


Resulta que el Liceo Politécnico de Illapel organizó un festival de la voz y entre sus invitados estrellas estaba un moreno famoso por su tema La Lombriz y por su afición a empolvarse la nariz (verso sin esfuerzo) además, de una cantante porteña con fama de wachaka, se llamaba Monserrat Bustamante. La tarde previa al festival se realizó una prueba de sonido bajo el sol carnicero Illapelino, yo estaba ahí porque sería el animador del evento y Monse no llegaba nunca y algunos fans la esperaban ansiosos. De pronto, entre el público conversando de hawaianas y lentes de sol baratos apareció ella como una diva de pobla- sound, con su caminar delicioso de choriza pulenta y famosa. Saludó a todos de beso y entre bromas y chuchadas probó sonido y sobre todo pidió un acompañante para cantar su último éxito radial, una canción a dueto con Santos Chávez (no el pintor, el cantante). No me sabía muy bien la letra pero con un papel…

PICHI EPEW: LAS HERMANAS KONA Por Javier Milanca Olivares

LAS HERMANAS KONA.
Por Javier Milanca Olivares
Las hermanas Kona vivían solas. Aunque decir solas está demás pero es por esa mala costumbre de soledear a las mujeres cuando no tienen hombre. Y más encima ellas que no lo andan echando en falta ni lo andan pidiendo pues lo más bien entre las dos se saben tejer deleitosa compañía. Estas hermanas vistas de lejos parecían tener un transcurrir  enojón y bravo, pero miradas bien de cerca resultaban muy risueñas y parlantinas. Se decía que a veces, incluso, se ponían fiestongueras cuando la chicha de manzana les salía picantosa y espumarada como que se les subía al sobrado, y daban hasta de saltitos igual que esas chincolas colimochas cuando se alborotan con el grano.  Hay  que contar que se juntaban poco con la gente y era muy común verlas esperando micro en el  camino y aunque el carácter se les ponía arisco, igual daban los días y las tardes con mucha música y deleite. Eran  malencaradas en  la fila del banco, respingonas en la bodegas y mal…

LA FOTOGRAFÍA DE DON CRISTÓBAL

LA FOTOGRAFÍA DE DON CRISTOBAL. Por Javier Milanca Olivares En la primera fotografía está Don Cristóbal no se ve porque se puso de espaldas mirando hacia el lago. Yo miro el cerro Tralkan. El hombre que no verán en ninguna fotografía pero que ya se les dibujará en su imaginación es de baja estatura, con gruesas manos que tienen los duros de cuerpo y que le resaltan gigantes pues parece que hubieran pertenecido a alguien más grande. Es un viejo, pero mejor sería llamarlo sobreviviente, lo que no deja de ser una proeza por la vida llevada y lo trabajado de su humanidad que ahora descansa como una locomotora que hubiera cruzado un arenal. Habla fuerte porque perdió las escuchaderas de tanto aserradero y porque le gusta aparentar sordera por conveniencia. Tiene cejas abundantes, dice que son herencia de su mamita pero que no recuerda porque razón si ella siempre las lucía delicadamente cortadas. Me cuenta que el cerro que está enfrente de Riñihue se llama Maltusado, pienso que es en honor a …