Ir al contenido principal

PICHI EPEW : EL MAESTRO PAILLALINKO



EL MAESTRO PAILLALINKO.

JAVIER MILANCA


El Maestro Paillalinko es un jardinero viejo. Lleva todos los días a su mujer a los jardines en una silla de ruedas que rueda bastante poco porque no puede dejarla sola y perdida en esas telarañas con que el Alzheimer altera los cajones en el cobertizo de la memoria y el entendimiento. Sin embargo, ella pareciera haber sido condenada a volver a una infancia feliz pues la mayor parte del tiempo está riendo con él, con un perro que vuela, o con una gotera que repite refranes sucios. Ríe con el que va, con el que viene y hasta ríe con el que no quiere y ahí recién uno se da cuenta de lo maravilloso que es reírse sin saber por qué. A veces, cuando ella duerme una risueña siesta, el maestro la pone a buen recaudo, la cubre con una manta que cubre bastante poco y va fugaz por su caña de vino, portento que ocurre varias veces al día. Cuando ella está despierta, el maestro le corta hortensias parlanchinas que le cuentan secretos picantes del barrio o le regala caracoles avispados que le cantan canciones mexicanas antiguas. Por la tarde se van a su casa destartalada, hermosa para un cuento, por esos neumáticos en el techo, pero muy mala para el invierno, por esas ventanas de nylon. Se van felices, una riendo de todo y el otro riendo de vino. Al final la risa es una flor que a uno le nace en la cara, depende con que se la riegue, me contó el Maestro Paillalinko.

Comentarios

hemany dijo…
Hermoso relato, la vida cotidiana tiene mas encanto que la imaginación cuando se está tan atento al entorno.
Gracias por este bello encuentro con dos seres perfectos y mágicos como lo son dos ancianos caminando la vida juntos sin importar el tiempo y las cisrcunstancias.
simplemente hermoso.

Entradas más populares de este blog

CRÓNICAS DE UN NAMPULKAFE RETIRADO : PICHI NÜTRAM I : EL DÍA EN QUE MON LAFERTE ME TOCÓ EL CULO. Por Javier Milanca

EL DÍA EN QUE MON LAFERTE ME TOCÓ EL CULO.
Por Javier Milanca Olivares


Resulta que el Liceo Politécnico de Illapel organizó un festival de la voz y entre sus invitados estrellas estaba un moreno famoso por su tema La Lombriz y por su afición a empolvarse la nariz (verso sin esfuerzo) además, de una cantante porteña con fama de wachaka, se llamaba Monserrat Bustamante. La tarde previa al festival se realizó una prueba de sonido bajo el sol carnicero Illapelino, yo estaba ahí porque sería el animador del evento y Monse no llegaba nunca y algunos fans la esperaban ansiosos. De pronto, entre el público conversando de hawaianas y lentes de sol baratos apareció ella como una diva de pobla- sound, con su caminar delicioso de choriza pulenta y famosa. Saludó a todos de beso y entre bromas y chuchadas probó sonido y sobre todo pidió un acompañante para cantar su último éxito radial, una canción a dueto con Santos Chávez (no el pintor, el cantante). No me sabía muy bien la letra pero con un papel…

PICHI EPEW: LAS HERMANAS KONA Por Javier Milanca Olivares

LAS HERMANAS KONA.
Por Javier Milanca Olivares
Las hermanas Kona vivían solas. Aunque decir solas está demás pero es por esa mala costumbre de soledear a las mujeres cuando no tienen hombre. Y más encima ellas que no lo andan echando en falta ni lo andan pidiendo pues lo más bien entre las dos se saben tejer deleitosa compañía. Estas hermanas vistas de lejos parecían tener un transcurrir  enojón y bravo, pero miradas bien de cerca resultaban muy risueñas y parlantinas. Se decía que a veces, incluso, se ponían fiestongueras cuando la chicha de manzana les salía picantosa y espumarada como que se les subía al sobrado, y daban hasta de saltitos igual que esas chincolas colimochas cuando se alborotan con el grano.  Hay  que contar que se juntaban poco con la gente y era muy común verlas esperando micro en el  camino y aunque el carácter se les ponía arisco, igual daban los días y las tardes con mucha música y deleite. Eran  malencaradas en  la fila del banco, respingonas en la bodegas y mal…

LA FOTOGRAFÍA DE DON CRISTÓBAL

LA FOTOGRAFÍA DE DON CRISTOBAL. Por Javier Milanca Olivares En la primera fotografía está Don Cristóbal no se ve porque se puso de espaldas mirando hacia el lago. Yo miro el cerro Tralkan. El hombre que no verán en ninguna fotografía pero que ya se les dibujará en su imaginación es de baja estatura, con gruesas manos que tienen los duros de cuerpo y que le resaltan gigantes pues parece que hubieran pertenecido a alguien más grande. Es un viejo, pero mejor sería llamarlo sobreviviente, lo que no deja de ser una proeza por la vida llevada y lo trabajado de su humanidad que ahora descansa como una locomotora que hubiera cruzado un arenal. Habla fuerte porque perdió las escuchaderas de tanto aserradero y porque le gusta aparentar sordera por conveniencia. Tiene cejas abundantes, dice que son herencia de su mamita pero que no recuerda porque razón si ella siempre las lucía delicadamente cortadas. Me cuenta que el cerro que está enfrente de Riñihue se llama Maltusado, pienso que es en honor a …