Ir al contenido principal

PICHI EPEW : BIOGRAFÍA DEL (DESCLASIFICADA) DEL PROFE CHUCHETA





APUNTES DEL PROFE CHUCHETA.
Javier Milanca
El Profe Chucheta (sus alumnos lo escriben “Xuxeta”) es un profesor obscuro en un liceo obscuro al decir de Nicanor Parra. Trabaja 44 horas frente a curso y también hace algunas horas para adultos en la nocturna. Lo cubre una caspa amarillenta producto de una soriasis nerviosa, no hay piel que aguante con tanta reforma de la reforma, se excusa sacudiéndose. Últimamente tiene una halitosis derivada de muelas quebradizas, su afición a vinos horribles de dudosa química y  a sus cigarros fumados a escondidas en el baño de profesores. Su mayor aspiración profesional es que un día sus várices bubujeantes revienten en la sala y le den una jubilación anticipada. Aprendió a no llevar planificaciones ni pruebas a su casa, todo lo hace en el aula. Como es un hombre realista le da lo mismo hacer buenas o malas clases pues dice que el que quiere aprender aprende hasta en un cuarto sin luz y el que no ni aunque se las hagan en 3D. Odia a sus colegas, aunque ha tenido una que otra amante profesora. Aborrece a sus alumnos, a quienes considera simios afeitados, sin embargo más de una vez, y sonríe sardónicamente, ha mantenido apuradas relaciones sexuales con alumnas aventajadas en la sala audiovisual y en el gimnasio con un par en la fiesta de egreso. Incluso en una oportunidad, a solas, una apoderada le practicó una fellatio rabiosa después de la reunión mientras él trancaba estratégicamente con su pie la puerta.

El profe Chucheta es hijo de profesor Normalista y de ahí viene su profundo amor por la labor pedagógica. De ahí también viene su activa militancia en el Colegio de Profesores aunque considera que sus dirigentes son unos tremendísimos hijos de la gran perra. Su peor derrota ha sido que sus cuatro hijos estudien pedagogía y crean que saben más que él sin haber entrado siquiera a una sala de clases. Su mayor triunfo es veranear en el patio de su casa y frente a una pequeña piscina plástica, beber cerveza de oferta y redactar sus reflexiones.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

CRÓNICAS DE UN NAMPULKAFE RETIRADO : PICHI NÜTRAM I : EL DÍA EN QUE MON LAFERTE ME TOCÓ EL CULO. Por Javier Milanca

EL DÍA EN QUE MON LAFERTE ME TOCÓ EL CULO.
Por Javier Milanca Olivares


Resulta que el Liceo Politécnico de Illapel organizó un festival de la voz y entre sus invitados estrellas estaba un moreno famoso por su tema La Lombriz y por su afición a empolvarse la nariz (verso sin esfuerzo) además, de una cantante porteña con fama de wachaka, se llamaba Monserrat Bustamante. La tarde previa al festival se realizó una prueba de sonido bajo el sol carnicero Illapelino, yo estaba ahí porque sería el animador del evento y Monse no llegaba nunca y algunos fans la esperaban ansiosos. De pronto, entre el público conversando de hawaianas y lentes de sol baratos apareció ella como una diva de pobla- sound, con su caminar delicioso de choriza pulenta y famosa. Saludó a todos de beso y entre bromas y chuchadas probó sonido y sobre todo pidió un acompañante para cantar su último éxito radial, una canción a dueto con Santos Chávez (no el pintor, el cantante). No me sabía muy bien la letra pero con un papel…

PICHI EPEW: LAS HERMANAS KONA Por Javier Milanca Olivares

LAS HERMANAS KONA.
Por Javier Milanca Olivares
Las hermanas Kona vivían solas. Aunque decir solas está demás pero es por esa mala costumbre de soledear a las mujeres cuando no tienen hombre. Y más encima ellas que no lo andan echando en falta ni lo andan pidiendo pues lo más bien entre las dos se saben tejer deleitosa compañía. Estas hermanas vistas de lejos parecían tener un transcurrir  enojón y bravo, pero miradas bien de cerca resultaban muy risueñas y parlantinas. Se decía que a veces, incluso, se ponían fiestongueras cuando la chicha de manzana les salía picantosa y espumarada como que se les subía al sobrado, y daban hasta de saltitos igual que esas chincolas colimochas cuando se alborotan con el grano.  Hay  que contar que se juntaban poco con la gente y era muy común verlas esperando micro en el  camino y aunque el carácter se les ponía arisco, igual daban los días y las tardes con mucha música y deleite. Eran  malencaradas en  la fila del banco, respingonas en la bodegas y mal…

LA FOTOGRAFÍA DE DON CRISTÓBAL

LA FOTOGRAFÍA DE DON CRISTOBAL. Por Javier Milanca Olivares En la primera fotografía está Don Cristóbal no se ve porque se puso de espaldas mirando hacia el lago. Yo miro el cerro Tralkan. El hombre que no verán en ninguna fotografía pero que ya se les dibujará en su imaginación es de baja estatura, con gruesas manos que tienen los duros de cuerpo y que le resaltan gigantes pues parece que hubieran pertenecido a alguien más grande. Es un viejo, pero mejor sería llamarlo sobreviviente, lo que no deja de ser una proeza por la vida llevada y lo trabajado de su humanidad que ahora descansa como una locomotora que hubiera cruzado un arenal. Habla fuerte porque perdió las escuchaderas de tanto aserradero y porque le gusta aparentar sordera por conveniencia. Tiene cejas abundantes, dice que son herencia de su mamita pero que no recuerda porque razón si ella siempre las lucía delicadamente cortadas. Me cuenta que el cerro que está enfrente de Riñihue se llama Maltusado, pienso que es en honor a …