Ir al contenido principal

REFLEXIONES COLOCOLINAS !!!!



TRES FOTOGRAFÍAS IMAGINARIAS DE POR QUÉ COLO-COLO ES CHILE.

Javier Milanca

FOTOGRAFÍA IMAGINARIA 1 (año 1927): En la imagen puede verse a un jugador de futbol agonizando en la cancha. Es además el goleador del mismo club que defiende. Por añadidura es su fundador y ahora también su Mártir: Es David Arellano que cae defendiendo los albos colores de su equipo luego de chocar en el aire con un rival. Muere con la camiseta puesta.

Un profesor de escuela de sólo 23 años funda un club de futbol entre los modestos trabajadores de los barrios pobres de Santiago. Por esos años los obreros habían aprendido, con miles de muertos entre sus filas, que era mejor organizarse para luchar en vez de arrodillarse para mendigar. En esta “cuestión social” de puño alzado habían logrado el derecho a una silla en su lugar de trabajo y a descansar los Domingos. Lograron legalizar sus partidos políticos obreros y a los aristócratas se les terminaba eso de que la política se hiciera en los salones del Club Hípico. Además ahora, los trabajadores irrumpían con las pancartas de un equipo de futbol para terminar con el monopolio de los Clubes de Colonos venidos de lejos que hasta se habían adueñado del capital y la política: Unión  Española, Audax Italiano, Palestino, Santiago Morning, Rangers. Por eso David Arellano eligió el nombre de un Cacique Mapuche glorioso, para marcar la diferencia de clase, de origen y de sangre: Colo- Colo. Con Colocolo el pueblo entró  a la cancha y nadie pudo detenerlo.


FOTOGRAFÍA IMAGINARIA 2 (año 1991): En la imagen puede verse a un niño llorando de alegría en medio de una muchedumbre celebrando desaforada. Su equipo Colo- colo ha ganado por primera y única vez para Chile la copa Libertadores de América. Detrás del niño, otro de su misma edad saquea un supermercado.

Chile estrenaba pocos meses de supuesta Democracia. Eran tiempos duros, pero las promesas de futuro esplendor empañaban el pasado y confundían el presente. El país afirmaba sus estadísticas con sorprendentes números en Wall Street, aunque en la calle cotidiana esto no era cierto. En los noticiarios decían con tanto ahínco que todos estaban comiendo bien que hasta los hambrientos se lo creían. Los políticos obnubilados por la Falsocracia firmaban leyes bobas y hablaban satisfechos de olvidar todo lo de Pinochet, o sea tapar la herida putrefacta con un bonito parche. El país se debatía entre atentados y componendas pero todo se veía brillante en las cuentas televisivas. Para tranquilidad de los poderosos el pueblo encuentra un formidable opio: ¡¡ Colo- Colo ganó la Libertadores!! Y sirve para amansar a los rebeldes, callar a los desconfiados y alimentar a los pobres. Chile se abraza para la foto oficial y se muestra al mundo como un ejemplo de superación. Sólo que nada es verdad, lo único real es esa Copa refulgente. Pero hasta lo real a veces sirve para seguir mintiendo.

FOTOGRAFÍA IMAGINARIA 3 (año 2014): En la imagen puede verse al capitán del equipo de Colo- Colo usando como brazalete la bandera del Wenu Foye, la bandera Mapuche.


Colo- Colo andaba mal desde hacía rato. No ganaba partidos ni mucho menos campeonatos. Se sucedían jugadores, DTs y Presidentes en un eterno enroque del carajo. Todo desde que el club entró a los nuevos tiempos y se transformó en Sociedad Anónima. Entonces los accionistas mayores corrieron a los obreros fundadores con un argumento categórico: El que tiene plata es socio, el que no, es barra. Se llegó a la ignominia de nombrar presidente del club a un hincha confeso del archirrival. Total tenía pergaminos de buen gerente económico y hoy día el futbol es un atractivo negocio que siempre gana. Pero los verdaderos colocolinos, o sea aquellos que no ganan nada, excepto la inenarrable alegría de gritar ¡gol de Colo- Colo!, nunca entendieron de qué servían triunfos en la Bolsa y derrotas en la cancha. Tuvo que ser un grupo de crack formados en la propia academia los que volverían con la mística de David Arellano. Si Arellano fue a España a morir por su equipo, ellos harían los mismo y volverían a morir por Colo- Colo. Más aún, para recuperar el espíritu el capitán recién llegado decide usar como brazalete la bandera Mapuche y devolver la pasión y la historia donde se había impuesto el mercado. Así Colo Colo 2014 gana la copa número 30 y pasa a ser el equipo chileno que más campeonatos ha ganado. Sin embargo ya nada es como antes. Ese lunes después de campeonar, los gerentes junto a sus calculadoras fueron a buscar su recompensa, el alza de sus acciones y se llenaron los bolsillos. Los otros, los humildes, también tuvieron su recompensa, ese  lunes el desayuno fue más dulce que cualquier otro día.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

CRÓNICAS DE UN NAMPULKAFE RETIRADO : PICHI NÜTRAM I : EL DÍA EN QUE MON LAFERTE ME TOCÓ EL CULO. Por Javier Milanca

EL DÍA EN QUE MON LAFERTE ME TOCÓ EL CULO.
Por Javier Milanca Olivares


Resulta que el Liceo Politécnico de Illapel organizó un festival de la voz y entre sus invitados estrellas estaba un moreno famoso por su tema La Lombriz y por su afición a empolvarse la nariz (verso sin esfuerzo) además, de una cantante porteña con fama de wachaka, se llamaba Monserrat Bustamante. La tarde previa al festival se realizó una prueba de sonido bajo el sol carnicero Illapelino, yo estaba ahí porque sería el animador del evento y Monse no llegaba nunca y algunos fans la esperaban ansiosos. De pronto, entre el público conversando de hawaianas y lentes de sol baratos apareció ella como una diva de pobla- sound, con su caminar delicioso de choriza pulenta y famosa. Saludó a todos de beso y entre bromas y chuchadas probó sonido y sobre todo pidió un acompañante para cantar su último éxito radial, una canción a dueto con Santos Chávez (no el pintor, el cantante). No me sabía muy bien la letra pero con un papel…

PICHI EPEW: EL PEÑI RAMON QUICHIYAO

EL PEÑI RAMON QUICHIYAO
Por Javier Milanca Olivares
El peñi Ramón Quichiyao se puso niño y se puso manta de lana cruda y salió a escribir arboleando hasta que las propias cordilleras de Llifen aprendieron a cantar su antigua memoria. De más grande se puso profesor y manta de lino normalista y pizarreando en las escuelas hizo que las letras despertaran más temprano. Después se puso manta humilde y se puso escritor y fue elegido como el hablador de la selva valdiviana, el vocero de la Puihua Hembra, el cantante de los viejos de aserradero que se vuelven ñonchos de tanta máquina y chuecos de tanta Tota. Se puso un lápiz en la mano y otro en la oreja para ser el werken mojado de las hojas de Nalca, el representante por unanimidad de los esteros nuevos cuajados de berros y el contador oficial de las Chilcas coquetonas rebosantes de campanas. Y olvidado fue olvidando. Los que antes lo abrazaron no le devolvieron las brazos, los que lo aplaudieron no le devolvieron las manos y los que lo usaro…

PICHI EPEW: EL BOTAS BRAVAS

EL BOTAS BRAVAS.
El Botas Bravas lleva siempre a su paso un lustroso par de botas de goma, de copa larga para las humedades del invierno y recortadas a la altura del tobillo para que aireen de buena gana en verano. Jamás se las quita por miedo o devoción, no lo sabe, pero no quiere romper con lo que ya ha empezado. El Botas Bravas sabe cantar en Alemán pero los que lo escuchan con atención dicen que sólo son garabatos y palabras enrevesadas o tal vez un alemán muy antiguo. Esto al Botas Bravas le produce mucho encono. El Botas Bravas habla bien de las mujeres aunque haya aprendido en las canciones de cantina que se portan mal. Esto al Botas Bravas le produce mucha pena. El Botas Bravas dice que puede dibujar cagando con el culo, hace árboles de buena estampa y decorados animalillos de la selva y hasta algunas veces deja su firma marrón reseca en las veredas. Dice que es un depurado arte combinando oportuna comida y un buen pulso. Esto al Botas Bravas le produce mucha Bonhomia. Cuenta…