Ir al contenido principal

SURALIDAD DE CLEMENTE RIEDEMANN Y CLAUDIA ARELLANO...CONVERSA EN TRES TIEMPOS !!!



LA INSOPORTABLE SURALIDAD DEL SER.
Conversa sobre el libro SURALIDAD de Clemente Riedemann y Claudia Arellano.
Por Javier Milanca
1.       Ya con mencionar la estufa nos hacemos el mapa.
La poesía, siempre dependiendo de donde se la mire, es imagen. Pero también es discurso, y ese discurso no  es más que sentarse a decir estéticamente desde donde se viene, de donde se nació, donde se vio la luz, si estamos de acuerdo, con eso que no estoy de acuerdo, de que antes era todo oscuridad. No me gusta hablar de códigos, pero sí de complicidad, es más entretenido al momento de hacer las confesiones. Pero existen, ¡que diablos!, en  este caso, las palabras son guiños cómplices que unen, identifican y serán usadas en nuestra contra como todo lo dicho y escrito. Un ejemplo, una estufa de muestra, la palabra estufa usada por los poetas “estufo-instalados” en la suralidad, es clave y no hay más que decir en esta hoja o en esta sala. Los seres desesperados que hemos viajado mucho sabemos de eso, hay lugares donde la estufa es un animal de fierro, en otros donde se la llena de maceteros y duermen gatos. Pero acá en la suralidad, la palabra estufa es el centro de toda vida, de toda historia, es el fogón, es el kutral y con decir estufa como en varios poemas presentes en este libro ya nos declaramos insoportablemente sureños. O “suralitores” a perpetuidad que aprendieron a escribir detrás, encima, debajo de una estufa a leña en esos condenados inviernos del carajo, comiendo castañas.
2.       Instalando espacios.
Recuerdo al Poeta serenense Arturo Volantines esforzándose por extender la región de Atacama para que todos podamos tener Pachamama, bueno en su caso para que todos podamos leer Pachamama, su libro vital. Entonces pienso que es bueno, trascendental declarar espacios escriturales, a través de la poesía. No estoy hablando de que se inventen poéticamente es que esos espacios existen y la poesía, esa volátil y etérea prostimusa los ve o los siente o le duelen. Y ahí la poesía  pasa a convertirse en algo tan real, concreto y doloroso como un piedrazo en la cabeza. Chile sabe mucho de eso, antes de ser trazado en mapas oficiales y declarado país ya existía en la mente poética de Alonso de Ercilla, que es el verdadero fundador de Chile. Así la poesía es fundadora o instaladora. No caigamos en el facilismo de hablar de regiones poéticas, región es un concepto milico más encima y si es milico tiene que ver con guerra y guerra tiene que ver con matar a alguien y ahí ya estamos mal. Hablemos de espacio, de paisaje, de tierra, de mapu, de lof, por ahí el libro dice acertadamente “territorio lingüístico”, y ahí sí que construimos suralidad, una bella y armónica y a veces dolorosa suralidad. Pues meticulosamente los poetas instalamos límites o fronteras, mas nunca instalaremos aduanas.
3.       El sur, paredón y después.
En Chile, país con vocación centralista, es decir de exclusión, el sur es sinónimo de selva, de salvajismo, de carretas, de estufa, de muertes a hachazos y de incendios forestales. Y estoy hablando de gente educada, con más de cuarto medio, y de gente educadísima, o sea universitaria, que cree que todo el sur es sinónimo de Lar. No estoy exagerando, y ahí este libro se constituye en un arqueo intelectual de demostrar que más allá de comer cerezas y cruzar ríos indómitos hay un notable afán de vida y de auto re conocimiento y de una auto instalación de un paisaje que sólo se puede entender a través de la pupila de los poetas. Entre todos los poetas escogidos en esta “Antropología Poética” hay un rumor, una conversación (junto a la estufa) y cada poeta es un árbol que nutre sus raíces en diversas tierras y en múltiples identidades que no existen definitivamente en otros paisajes y la hacen única. Son afortunadamente árboles diversos que chocan y cruzan amigablemente sus ramas. Por ello es de justicia izar la bandera del “Sur” frente a tanto centralismo, frente a la ignominia de la globalización uniformadora, comercializadora, castradora y punto com. No se es sureño por hablar cantadito, se es sureño por escribir así o asá. El sur de la Suralidad, es un sur no bucólico ni calmo, es un sur palpitante como sus cataclismos, agitado como sus volcanes, cada autor es un volcán derramando la lava de su vida y explicando al mundo, poético me refiero, que el sur también existe.  Que el sur no sólo es Lar, esa maravillosa costumbre de vivir, y que desde el centro transforman en estigma en plena frente y en eso de decir: si es sureño es lárico, si es sureño es rural, si es sureño es antiguo, como si viviéramos en un constante sepia, si es sureño esta triste. Como explicarle a los centralistas que es eso, pero también mucho  más que eso.
También está bueno que se instale, lo multilinguistico, la multimemoria. Me gusta la mapuchidad en la suralidad. La alemanidad en la mapuchidad (la palabra mapudeushland deuslandzungún : Murra es deliciosa). El libro se atreve a decir que hoy lo anglo y lo nipón también resurgen en los hablantes e imaginarios de cada autor en el hoy y en el acá. Toda esa potencia y ese acto en este espacio poéticamente flanqueado por la poesía. Y esa es la diferencia, y como dice el cantante Américo, no es que sea mejor, es diferente nada más.

En definitiva es bueno y me gusta que se instalen estos códigos reconocibles y no comparables con ninguno Y ¿dónde comienza el sur?....tengo una teoría y quiero compartirla con ustedes, el sur comienza desde donde los Queltehues les pasan a llamar Treiles, y termina en donde los Treiles pasan a llamarse Queltehues…y eso es más o menos al sur de Concepción.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

CRÓNICAS DE UN NAMPULKAFE RETIRADO : PICHI NÜTRAM I : EL DÍA EN QUE MON LAFERTE ME TOCÓ EL CULO. Por Javier Milanca

EL DÍA EN QUE MON LAFERTE ME TOCÓ EL CULO.
Por Javier Milanca Olivares


Resulta que el Liceo Politécnico de Illapel organizó un festival de la voz y entre sus invitados estrellas estaba un moreno famoso por su tema La Lombriz y por su afición a empolvarse la nariz (verso sin esfuerzo) además, de una cantante porteña con fama de wachaka, se llamaba Monserrat Bustamante. La tarde previa al festival se realizó una prueba de sonido bajo el sol carnicero Illapelino, yo estaba ahí porque sería el animador del evento y Monse no llegaba nunca y algunos fans la esperaban ansiosos. De pronto, entre el público conversando de hawaianas y lentes de sol baratos apareció ella como una diva de pobla- sound, con su caminar delicioso de choriza pulenta y famosa. Saludó a todos de beso y entre bromas y chuchadas probó sonido y sobre todo pidió un acompañante para cantar su último éxito radial, una canción a dueto con Santos Chávez (no el pintor, el cantante). No me sabía muy bien la letra pero con un papel…

PICHI EPEW: LAS HERMANAS KONA Por Javier Milanca Olivares

LAS HERMANAS KONA.
Por Javier Milanca Olivares
Las hermanas Kona vivían solas. Aunque decir solas está demás pero es por esa mala costumbre de soledear a las mujeres cuando no tienen hombre. Y más encima ellas que no lo andan echando en falta ni lo andan pidiendo pues lo más bien entre las dos se saben tejer deleitosa compañía. Estas hermanas vistas de lejos parecían tener un transcurrir  enojón y bravo, pero miradas bien de cerca resultaban muy risueñas y parlantinas. Se decía que a veces, incluso, se ponían fiestongueras cuando la chicha de manzana les salía picantosa y espumarada como que se les subía al sobrado, y daban hasta de saltitos igual que esas chincolas colimochas cuando se alborotan con el grano.  Hay  que contar que se juntaban poco con la gente y era muy común verlas esperando micro en el  camino y aunque el carácter se les ponía arisco, igual daban los días y las tardes con mucha música y deleite. Eran  malencaradas en  la fila del banco, respingonas en la bodegas y mal…

LA FOTOGRAFÍA DE DON CRISTÓBAL

LA FOTOGRAFÍA DE DON CRISTOBAL. Por Javier Milanca Olivares En la primera fotografía está Don Cristóbal no se ve porque se puso de espaldas mirando hacia el lago. Yo miro el cerro Tralkan. El hombre que no verán en ninguna fotografía pero que ya se les dibujará en su imaginación es de baja estatura, con gruesas manos que tienen los duros de cuerpo y que le resaltan gigantes pues parece que hubieran pertenecido a alguien más grande. Es un viejo, pero mejor sería llamarlo sobreviviente, lo que no deja de ser una proeza por la vida llevada y lo trabajado de su humanidad que ahora descansa como una locomotora que hubiera cruzado un arenal. Habla fuerte porque perdió las escuchaderas de tanto aserradero y porque le gusta aparentar sordera por conveniencia. Tiene cejas abundantes, dice que son herencia de su mamita pero que no recuerda porque razón si ella siempre las lucía delicadamente cortadas. Me cuenta que el cerro que está enfrente de Riñihue se llama Maltusado, pienso que es en honor a …