Ir al contenido principal

DESVENTURAS DE UN PEÑI PORFIADO (dedicado a la banda La Floripondio)


LAS DESVENTURAS DE UN PEÑI PORFIADO
( O DIME QUE PASOOOO!!!)
dedicado  a la banda      "LA FLORIPONDIO"
JAVIER MILANCA
Malos tiempos, o sea mucho alcohol sin ritual o sea sin dioses. Sin trabajo. Cesantía incesante. Malos vientos, fuertes apuros, bolsillos vacíos, dedos pelados, malas manos y ni una mina. Malas ondas, ásperos tintos, pajas tristes, cachas fomes, mejores amigos, ricas chelas, pero pocas chelas. Totalmente cesantes. Harto pisco, caleta de ron, de repente su coñac hasta su Chacolo de Salamanca (“El licor de la mente”, como lo bautizara el poeta Javier del Cerro) y definitivamente muy poca carne. Así eran los tiempos sin dioses, sin trabajo, sin remuneración ni leyes sociales. Hasta que un día la Jaiba se rajó con una caja de pisco (la echaron del restorant donde trabajaba, por caliente dicen, y ella se trajo el acopio de años y años de juntar restos y conchos de pisco suelto) y aparecieron por la puerta todos los desocupados de la tierra, sin que nadie los invocara, sedientos de sangre de uva, matarifes de los vasos llenos, creyendo eso de que, bienaventurados los sedientos que de ellos será el reino del Pisco. Con ganas de que el alcohol los mate de una vez para poder volver a resucitar y así seguir tomando por los siglos de los siglos. Todo pésimo,  a pesar de que el Lumalonko me decía que eran buenos tiempos, que los peores siempre son los que están por venir. Así era nuestro querido peñi, que no se llamaba así, pero así debía llamarse como porfiado que era.
Más encima se nos rayó nuestro  CD regalón de La Floripondio en la casa del Chancho, la radio mala, la luz penca, el lector julero, ni un weón lúcido que atine y se rayó nomás el Cd y el Macha delirando seguía cantando ´”dime que pasooo” ´”dime que pasooo” por horas, por meses, por siglos, hasta que se nos quedó como un mantra machacando nuestra aporreada corteza cerebral. Alguien dijo por ahí que la cabeza se ponía hedionda por tanta neurona muerta. Repito: malos tiempos, mala cabeza, el poto helado, el cuello con calambres, la garganta de lija, la guata quemando y nadie apagando la radio por la chucha!!!
Depílense a cacha!!! Fue la frase del “Chasquilla de Burro”, otro cesante, que de puro picao gritó porque él no alcanzó a comerse a la Jaiba. El Chancho fue el elegido y logró la proeza, por eso de las preeminencias de ser dueño de casa. Con las ganas que todos le tuvimos en un momento de la borrachera a la Jaiba en que fue la trending topic de nuestros espúreos deseos. Bueno, a algunos nomás les salta la liebre, a los otros no les queda otra que conversar y así no escuchar el ruido insistente de la soledad y confirmar de que hay otros tirando por ahí, al lado, en el barrio, en todo chile, en el mundo, pero no conversando de cosas interesantes, como yo con el Lumalonko. Incluso en vez de estar tirando, hay algunos que están leyendo.
Entre nuestras conversas, yo le argumentaba al Lumalonko que, Tehuelche estaba mal dicho, que realmente era Tuwunche  o sea gente originaria y él me decía que el nombre Tehuelche era por el viento Tehuelche, como no iba a saber él, que nació ahí, debajo de ese viento conchesumadre!!!!. Después me alegaba que Mapurbe era un concepto implantado por un sociólogo Neerlandés, usado por primera vez en una conferencia en el Campus Oriente de la Católica y yo le discutía que era un concepto poético del Peñi David Aniñir, inventado por él en el corazón obrero de Cerro Navia…En fin, el Lumalonko nunca tuvo idea, nunca tuvo plata, nunca tuvo mina, nunca tuvo libros, nuca tuvo destino, nunca tuvo razón, nunca tuvo sentido, pero sí tenía mucha porfía, lo que bien usado, que no era el caso, viene a ser una virtud.
Y nos fuimos de esa casa sin coincidir, sin acertar, sin achuntarle y sin tirar. Dejamos a la jaiba y el chancho tirando, o tratando de tirar más bien producto del pisco brusco- parece que su acto sexual solo se limitó al “spiderman” (tocación vaginal hecha con el dedo medio)- acumulado en años, solo, seco, sin medida, que había corrido como tsunami. Tanto que en un rato gritamos nerudeanamente por explicar algunas cosas: ¡¡Venid a ver el pIsco por las calles!! ¡¡Venid a ver el pIsco por las calles!!. Cuando ya nadie nos escuchó nos fuimos con la satisfacción del BEBER cumplido.
Le propuse que como buenos borrachos nos fuéramos cantando canciones de borrachos al igual que los borrachos de antaño, que ya ni eso hacen ahora estos borrachos posmodernistas, y me arranqué con eso de “bailando como mono” pero el Lumalonko se fue con “baila lolomario”. Después intentamos de “guata al sol” pero el Lumalonko se fue con lo de “zuperalohólico”. Bueno la noche no estaba para coincidencias.
Tomamos un taxi, doloroso pero necesario, para volver a nuestros cansados barrios, los vecinos cansados de trabajar y nosotros cansados de no hacerlo, que también maltrata. El Lumalonko pagó de subida y fue el pago de su vida a la vez. Dijo que le quedaban unas lukas sagradas por vender una colección de Mampatos que se venden  como se venden las colecciones de Mampatos: llorando.
Al llegar el Lumalonko le pidió el vuelto al chofer, dijo haberle pagado con diez lukas secas. El chofer más irritado del mundo, de inmediato y sin preámbulos, dijo que los indios de mierda sólo le habían pasado una luka mugrienta. Y ya entenderán que para un porfiado de ADN Mitocondrial esa es una ocasión que no se desperdicia y el Lumalonko insistió en que había pagado con billete grande, que estaba seguro, que como no iba a estarlo. El taxista más grande del mundo, ya instruido seguramente en esas lides, se bajó con método y con estudiada coreografía nos dijo que bajáramos del vehículo Mapuches ladrones y con planificada acción extrajo un fierro como para moler rieles. De inmediato se vino el fierrazo a la cabeza del Lumalonko, quien medio cocido y todo, logró esquivar. No recuerdo como se dice en Latín pero hay una frase para eso: la fortuna sonríe a los audaces y a los borrachos, habría que agregar. Debo decir que dentro de la Carta Gantt del fierrazo al cliente, el taxista no consideró la relación fuerza /peso y al errar el golpe se fue con todo, perdiendo  equilibrio y metros de envergadura, incluso de sus manos se soltó el ablanda pasajeros. El Lumalonko, que no ocultaba su afición desde niño por el Lonkotun, aprovechó para tomar al ahora, pequeño hombre de las solapas y soltarle de lleno dos certeros cabezazos, o mejor dicho dos carnerazos sólidos y descalificadores incluso en peleas callejeras, que dejaron al taxista desparramado en  el suelo, como oyendo las lombrices de la tierra. En realidad el primer golpe había hecho el trabajo, el segundo cabezazo lo dio el Lumalonko de puro porfiado. Juan porfiado vivió muchos años.
Luego de un silencio con luceros titilantes y estrellas no coincidentes. Nos fuimos a paso rápido y nos sentamos para hablar del incidente. Se nos había ido la cura con los nervios y de la borrachera sólo nos quedaba un paladar algo agrio y oxidado. Mucha bebida en el combinado por supuesto.
Aún no sé si al Lumalonko le gustaba pelear. Hablaba, sin lecturas pero con buen fundamento, de lucha Mapuche, de lucha social, de recuperar las tierras, de tomarse los espacios, las calles, el poder y el vino, Hablaba también de volver al Wall Mapu y desde ahí seguir la lucha, pero nunca de peleas a combo.  Lo vi medio complicado con el tema. Incluso pensó que el taxista debía ser un triste mestizo chilenito desesperado, sin conciencia  racial,  un consumidor de pasta y de cocaína mala para poder resistir un trabajo de mierda para mantener a una mujer fea, una amante peor y unos mocosos malcriados. Sacando revisiones técnicas fuleras, porque en Chile hasta las revisiones técnicas son fascistas. Conclusiones del Lumalonko, que en su propio soliloquio, fue enrabiándose a sí mismo, que a pesar de su desgracia nadie tenía derecho a dudar de que realmente había pagado con diez lukas porque él estaba claro que, se las había pasado. Estoy seguro que vi llorar al Lumalonko, recriminarse la vida obrera, la cesantía, la miseria, la pobreza, las esperas en el hospital, el pan duro, la mortadela agria, las suelas rotas de los zapatos, los fíados del negocio, los parientes en la cárcel o el resabido venga mañana. Eso que nosotros los pobres llevamos por destino de vida. Sobre todo eso, eso de la puta espera, por horas, lunas y soles, hasta que ya las viejitas en las oficinas, los viejitos en los consultorios asumen con su rostro lleno de arrugas y conformación: esperar y que los hagan esperar, esperar por trabajo, por la muela picada, las várices, la cuenta del agua, que le entreguen al nieto, incluso a acostumbrarse por la reconchesumadre a esperar la esperanza. Agregó, ahora sí con los ojos llenitos de agua, que el movimiento Mapuche debía tener a un formidable detractor con la cabeza rota y tirado en la calle. Ahí terminé su discurso, para consolarlo, pues le dije que el hombre, en todo su sufrimiento no tenía derecho a tratarnos como nos trató. Además, y para relajarlo, le dije que sus cabezazos no eran tan buenos porque recordaba clarito que en la escuela siempre le ganó el Nelson Lienlaf al Lonkotun, y ahora era un profesional universitario más encima, o sea, ese sí que tenía buena cabeza. El Lumalonko me miró y poco a poco lo vi perder edad y transformarse en un niño pequeñísimo que alguien va a castigar por botar la leche o perder la plata del pan. Perdió años, investidura humana y transfigurarse en un pajarito, yo lo vi en sus ojillos vivarachos transformarse de porfiado en un ser bondadoso, de LumaLonko en KumeLonko. Comenzó a buscarse en los bolsillos algo con que secar sus duras lágrimas….Y ahí fue que su rostro se descompuso, porque en su mano, en medio de un collar Tokikurra quebrado, unos restos de confort con sangre y un cachito de empaná prehistórico, apareció un compungido billete de diez lukas, por las cuáles había peleado, y a lo mejor hasta muerto, al taxista más sufrido del mundo. Y entonces, con terca decisión se levantó extasiado y confundido por la mala luz y comenzó a correr y correr, sin destino a zancadas largas y desvariadas, como un  Forrest Gump del Gulumapu, tal vez, hacia el lugar del supuesto crimen, o hacia la nada que era nuestro futuro. Yo lo seguí como pude y le gritaba  ¡Lumalonko, Lumalonko!.. pero no pude alcanzarlo y se perdió entre los recovecos de nuestra población, entre los cercos y los postes de luz, hasta que mis gritos se confundieron con la sinfonía de los perros basureros y los grillos pertinaces…Lo llamé y no volvió.  Es que el  peñi era realmente un porfiado!!!

Comentarios

Entradas más populares de este blog

CRÓNICAS DE UN NAMPULKAFE RETIRADO : PICHI NÜTRAM I : EL DÍA EN QUE MON LAFERTE ME TOCÓ EL CULO. Por Javier Milanca

EL DÍA EN QUE MON LAFERTE ME TOCÓ EL CULO.
Por Javier Milanca Olivares


Resulta que el Liceo Politécnico de Illapel organizó un festival de la voz y entre sus invitados estrellas estaba un moreno famoso por su tema La Lombriz y por su afición a empolvarse la nariz (verso sin esfuerzo) además, de una cantante porteña con fama de wachaka, se llamaba Monserrat Bustamante. La tarde previa al festival se realizó una prueba de sonido bajo el sol carnicero Illapelino, yo estaba ahí porque sería el animador del evento y Monse no llegaba nunca y algunos fans la esperaban ansiosos. De pronto, entre el público conversando de hawaianas y lentes de sol baratos apareció ella como una diva de pobla- sound, con su caminar delicioso de choriza pulenta y famosa. Saludó a todos de beso y entre bromas y chuchadas probó sonido y sobre todo pidió un acompañante para cantar su último éxito radial, una canción a dueto con Santos Chávez (no el pintor, el cantante). No me sabía muy bien la letra pero con un papel…

PICHI EPEW: EL PEÑI RAMON QUICHIYAO

EL PEÑI RAMON QUICHIYAO
Por Javier Milanca Olivares
El peñi Ramón Quichiyao se puso niño y se puso manta de lana cruda y salió a escribir arboleando hasta que las propias cordilleras de Llifen aprendieron a cantar su antigua memoria. De más grande se puso profesor y manta de lino normalista y pizarreando en las escuelas hizo que las letras despertaran más temprano. Después se puso manta humilde y se puso escritor y fue elegido como el hablador de la selva valdiviana, el vocero de la Puihua Hembra, el cantante de los viejos de aserradero que se vuelven ñonchos de tanta máquina y chuecos de tanta Tota. Se puso un lápiz en la mano y otro en la oreja para ser el werken mojado de las hojas de Nalca, el representante por unanimidad de los esteros nuevos cuajados de berros y el contador oficial de las Chilcas coquetonas rebosantes de campanas. Y olvidado fue olvidando. Los que antes lo abrazaron no le devolvieron las brazos, los que lo aplaudieron no le devolvieron las manos y los que lo usaro…

PICHI EPEW: EL BOTAS BRAVAS

EL BOTAS BRAVAS.
El Botas Bravas lleva siempre a su paso un lustroso par de botas de goma, de copa larga para las humedades del invierno y recortadas a la altura del tobillo para que aireen de buena gana en verano. Jamás se las quita por miedo o devoción, no lo sabe, pero no quiere romper con lo que ya ha empezado. El Botas Bravas sabe cantar en Alemán pero los que lo escuchan con atención dicen que sólo son garabatos y palabras enrevesadas o tal vez un alemán muy antiguo. Esto al Botas Bravas le produce mucho encono. El Botas Bravas habla bien de las mujeres aunque haya aprendido en las canciones de cantina que se portan mal. Esto al Botas Bravas le produce mucha pena. El Botas Bravas dice que puede dibujar cagando con el culo, hace árboles de buena estampa y decorados animalillos de la selva y hasta algunas veces deja su firma marrón reseca en las veredas. Dice que es un depurado arte combinando oportuna comida y un buen pulso. Esto al Botas Bravas le produce mucha Bonhomia. Cuenta…