Ir al contenido principal

LA LIBERACION DE SUDELIA ANTIHUALA MILLANGUIR

LA LIBERACIÓN DE SUDELIA ANTIHUALA MILLANGUIR.


Pichi Epew (Cuento pequeño)

Javier Milanca

Su esposa no estuvo en el funeral. Tampoco estuvieron sus hijos cuando las autoridades despidieron al Pastor Evangélico alabando sus férreos principios, el haber sido siempre temeroso de dios, su incondicional amor a la patria y recalcando que toda su vida fue “amigos de sus amigos”.

Sudelia Antihuala Millanguir estaba feliz en la cárcel, libre de su marido que la golpeó en nombre de Jesucristo hasta que ella le descerrajó un escopetazo que soltó dos disparos, en nombre de cada uno de sus hijos.

Sudelia decidió recuperar su Rewe y olvidar las palabras de un Mesías castigador. Sus antepasados la consolaron mandándole fentren newen en hermosos pewma coloridos.

Ella no fue al funeral…ni siquiera los dioses wingka estuvieron ahí.

Comentarios

Hola Javier quiero de todo corazón felicitarte por tu interesante espacio.

Me ha sido muy grato encontrarme con las raíces de mi Chile, con su vocabulario, sus palabras, su modo de ver las cosas tan inmensamente poético ...

Un gran espacio !!!

Te visito desde

http://desdoblamientointelectual.blogspot.com/

Suerte!!

Entradas más populares de este blog

CRÓNICAS DE UN NAMPULKAFE RETIRADO : PICHI NÜTRAM I : EL DÍA EN QUE MON LAFERTE ME TOCÓ EL CULO. Por Javier Milanca

EL DÍA EN QUE MON LAFERTE ME TOCÓ EL CULO.
Por Javier Milanca Olivares


Resulta que el Liceo Politécnico de Illapel organizó un festival de la voz y entre sus invitados estrellas estaba un moreno famoso por su tema La Lombriz y por su afición a empolvarse la nariz (verso sin esfuerzo) además, de una cantante porteña con fama de wachaka, se llamaba Monserrat Bustamante. La tarde previa al festival se realizó una prueba de sonido bajo el sol carnicero Illapelino, yo estaba ahí porque sería el animador del evento y Monse no llegaba nunca y algunos fans la esperaban ansiosos. De pronto, entre el público conversando de hawaianas y lentes de sol baratos apareció ella como una diva de pobla- sound, con su caminar delicioso de choriza pulenta y famosa. Saludó a todos de beso y entre bromas y chuchadas probó sonido y sobre todo pidió un acompañante para cantar su último éxito radial, una canción a dueto con Santos Chávez (no el pintor, el cantante). No me sabía muy bien la letra pero con un papel…

PICHI EPEW: EL PEÑI RAMON QUICHIYAO

EL PEÑI RAMON QUICHIYAO
Por Javier Milanca Olivares
El peñi Ramón Quichiyao se puso niño y se puso manta de lana cruda y salió a escribir arboleando hasta que las propias cordilleras de Llifen aprendieron a cantar su antigua memoria. De más grande se puso profesor y manta de lino normalista y pizarreando en las escuelas hizo que las letras despertaran más temprano. Después se puso manta humilde y se puso escritor y fue elegido como el hablador de la selva valdiviana, el vocero de la Puihua Hembra, el cantante de los viejos de aserradero que se vuelven ñonchos de tanta máquina y chuecos de tanta Tota. Se puso un lápiz en la mano y otro en la oreja para ser el werken mojado de las hojas de Nalca, el representante por unanimidad de los esteros nuevos cuajados de berros y el contador oficial de las Chilcas coquetonas rebosantes de campanas. Y olvidado fue olvidando. Los que antes lo abrazaron no le devolvieron las brazos, los que lo aplaudieron no le devolvieron las manos y los que lo usaro…

PICHI EPEW: LA VICTORIA DE LORENZA CAYUHAN

LA VICTORIA DE LORENZA  KAYUHAN Por Javier Milanca Olivares.
"...Los Mapuche nacen con una manchita azul al final de la espalda...es para recordar que vienen  y volverán al azul..."                                                                                                                   (Chaltu Violeta Violenta )
Llegó la mujer blandiendo su vientre habitado, engrillada de tobillos pero no de útera, cautiva de gendarmes pero no de florecimiento, presa política por sentencia pero con todas las lunas libres en su cuerpa. No hubo árboles buenos para su koñiwe, pero sí una bolsa  de basura negra. No tuvo dos pifilkafes pero sí dos carceleros. Cuando el grito  de nacimiento iluminó la oscuridad de la sala- cárcel una nueva vida de Cayana Azul gritó por los cuatro confines de la munda. Lorenza Kayuhan ganó, pues no hay amarras capaces de encadenar al azul más libre de los azules. Y los sabios lo dijeron: cuando se nace encadenado se crece rebelde.