Ir al contenido principal

comentario de la poesìa de María Inés Huenuñir


“Más Allá de ser Mapuche” de


María Ines Huenuñir Antihuala”

Poyen, Illkun, Kimún.

por Javier Milanca



María Inés Huenuñir, (Panguipulli 1968) es una poeta forjada al temple de la ausencia y la nostalgia. Eso endurece pero también suaviza. Aquí expondremos su segundo libro: “Más Allá de ser Mapuche”.

“Los Mapuche de ciudad no tenemos Lelfun (terrreno) para trabajar” me lo dice con nostalgia María Inés Huenuñir subida con propiedad en el Metro santiaguino. Eso a raíz de andar, yo junto a ella, siguiéndola en los talleres que dicta en Santiago y conversar de que los Mapuche de la “Diáspora” deben buscarse el sustento de manera constante en el pavimento de la Futa Warría (Gran ciudad) de manera esforzada, a veces ingeniosa, siempre resignada y por supuesto criticada por todos lados, pues para muchos, el Mapuche sólo lo es cuando está en el sur sentado tocando el Kultrún. “Debemos cultivar por otros lados” termina la frase después de minutos de silencio, míos y de ella, porque en ese instante nuestros espíritus viajaron al sur. En su libro lo dice al comienzo:



Nienlan Mapu



¿Cum ta walkemple femyawun?

¿Cum ta nienlam mapu?

Inche tañi laku kañi chau

Fenkelafuigun

Inche ta Mapuche cheguen…. No tengo Terreno



¿Por qué ando vagando?

¿Por qué no tengo terreno?

Si mi padre no fue gitano

Y mi abuelo no hacía eso

Yo soy mapuche gente de la tierra…



La poeta del Willi Mapu (Tierra del sur) vive en Pudahuel, en realidad cerca de una esquina indecisa entre Pudahuel, Cerro Navia y Lo Prado. Esas intersecciones difíciles de entender para quienes no vivimos en Santiago. Pienso que se justifica plenamente que Michimalonko haya quemado esa ciudad por rebeldía y ahora lo comprendo mejor y me doy cuenta que lo hizo por poseer un inmenso sentido de la decencia, un Norche total. Al final todo se entiende, nada es extraño, en los rostros de las micros y las ferias se puede ver a los descendientes de Lautaro (David Aniñir dixit) hurgando en un lelfún que no les pertenece pero que aprendieron a hacer suyo.



“Al bajar el último peldaño

Mis ojos se adentran al lago

Y en esos bordes rocosos

Debo continuar andando

Ya en lisos pavimentos

Siento que me he alejado

Y me sigo desprendiendo de mi lugar amado”.

(Poema Andando)



Desde ahí, con esas convicciones, entre esos viajes del püllü (espíritu) y la memoria, con esos esteros sonando en su corazón, y esas pampas siempre verdes, walves y ñadis clavados en su pupila, en una ciudad atiborrada de bocinazos, de humo asesino, nace la poesía de María Huenuñir. Están estos versos llenos del pudor Mapuche, ese que no permite palabrotas, ni malas intenciones, ni dobles lecturas, ni siquiera ironía. Verso franco y abierto, repleto de una inocencia rasgada que reclama, sin odio alguno, una tierra que se recuerda, se bendice, saluda todas las mañanas y se despide en cada día. Por eso la tristeza también recorre el lienzo de su obra, y no puede ser de otra manera, El Mapuche que nace en su Wall Mapu (territorio mapuche) y vive en Santiago es un arrendatario siempre a punto de ser desalojado otra vez. Existe entonces una precaria pertenencia que se soluciona con poesía. Se produce una amalgama intensa, tristeza mezclada con rabia:



“Llevo mis adornos de plata

¡no porque sí, nomás!

Esas joyas de mi cabeza

No he de entregarlas ¡jamás!”

(Poema Soy Nativa)



María Inés describe así su Tuwún (lugar de origen) como un hábitat incógnito o perdido en el pasado pero confundido con el presente a través de las visiones de un acontecer profundamente axiológico, motor y ruta de esta poesía intrincada pero simple. Ella sabe que allá, en ese sur despedido, despejado por la lluvia, pero no extraviado, las Papay (Abuelas) conversan mientras hilan o tejen su Witral, hacen Muday con una feminidad que da tierras, canciones e hijos.



“Canto la pena de mi Papay

Abrazada a su kulxun

Bebiendo el sagrado Muday

Preparando el NGuillatún”

(Poema Eterno Recuerdo)



Con esa alquimia potente que produce la propia búsqueda interior y que se plasma en su poesía, María Inés Huenuñir sorprende con sus poemas sencillos, visuales e intensos donde nos va mostrando de pasada el panteón superior Mapuche en el que cohabitan dos hombres, uno viejo y otro joven, y dos mujeres, una anciana y otra joven, es decir una Teogonía Tetrapartita esencial descrita en ella misma, personificada en su yo poético. Ella asume esa feminidad dual entre la experiencia y el impulso juvenil, que dialoga de manera dialéctica buscando el conocimiento. Un kimún (conocimiento) fundacional, en donde la iconografía enriquece la poesía y advierte al lector las aguas profundas que está leyendo. En su poema el Kulxun la poeta nos explica:



“Cuando su dueño fallece

Es mejor destruirlo

Pero no en cualquier parte

éste se bota al río

el horario preciso

es siempre en atardecer

por que se queda dormido..”.





La naturaleza desbordante, que la habita y rememora, la convierte en un ser sin edad. A ratos es una Malén (Niña) curiosa e impresionada, rebelde o sumisa, pero también se convierte en una Papay sabia, severa y cariñosa.



“A todos los wekeche

Y las Pichikemalen

Que son la voz mapuche

a nada deben temer”.

(Poema Consejo)

Esa confrontación etárea no cae en el simbolismo preciosista sino que se expresa a través de una visión del entorno al que se pertenece como parte incluyente y es ahí en donde la poesía alcanzo un alto vuelo y las palabras, si somos agudos, suenan en una conversación cotidiana más allá de lo concreto.



“La última en emprender su vuelo

Se despidió muy confiada

Dando un beso al océano

Al momento de su partida

Conté tres gotas perladas

Que cayeron al mar

No sé si fueron lágrimas

O un premio tras volar”

(Poema La Marcha de las Aves)





Refrescante entonces es esta poesía, en que se condensan sentimientos entrañables de una mirada acostumbrada a lo silvestre. Hay un descubrir y descubrirse desde lo más profundo de una vida en vilo, de una vida que muestra sin tapujos tres de los elementos circundantes en este libro y que lo recorren en todas sus letras: Poyen, Illkun, Kimun (La Ternura, la Rabia y el Conocimiento). Y ojo queda de manifiesto que para ser poesía Mapuche no necesita estar escrita en Mapuzungún cuando se escribe algo como esto:

“Yo traigo el azul en mis manos

Benditas con agua de mar

Y en símbolo las derramo

por toda la inmensidad…”



La poesía de María Inés Huenuñir ha hablado.





FEY KA MUTEN…



Comentarios

Entradas más populares de este blog

CRÓNICAS DE UN NAMPULKAFE RETIRADO : PICHI NÜTRAM I : EL DÍA EN QUE MON LAFERTE ME TOCÓ EL CULO. Por Javier Milanca

EL DÍA EN QUE MON LAFERTE ME TOCÓ EL CULO.
Por Javier Milanca Olivares


Resulta que el Liceo Politécnico de Illapel organizó un festival de la voz y entre sus invitados estrellas estaba un moreno famoso por su tema La Lombriz y por su afición a empolvarse la nariz (verso sin esfuerzo) además, de una cantante porteña con fama de wachaka, se llamaba Monserrat Bustamante. La tarde previa al festival se realizó una prueba de sonido bajo el sol carnicero Illapelino, yo estaba ahí porque sería el animador del evento y Monse no llegaba nunca y algunos fans la esperaban ansiosos. De pronto, entre el público conversando de hawaianas y lentes de sol baratos apareció ella como una diva de pobla- sound, con su caminar delicioso de choriza pulenta y famosa. Saludó a todos de beso y entre bromas y chuchadas probó sonido y sobre todo pidió un acompañante para cantar su último éxito radial, una canción a dueto con Santos Chávez (no el pintor, el cantante). No me sabía muy bien la letra pero con un papel…

PICHI EPEW: EL PEÑI RAMON QUICHIYAO

EL PEÑI RAMON QUICHIYAO
Por Javier Milanca Olivares
El peñi Ramón Quichiyao se puso niño y se puso manta de lana cruda y salió a escribir arboleando hasta que las propias cordilleras de Llifen aprendieron a cantar su antigua memoria. De más grande se puso profesor y manta de lino normalista y pizarreando en las escuelas hizo que las letras despertaran más temprano. Después se puso manta humilde y se puso escritor y fue elegido como el hablador de la selva valdiviana, el vocero de la Puihua Hembra, el cantante de los viejos de aserradero que se vuelven ñonchos de tanta máquina y chuecos de tanta Tota. Se puso un lápiz en la mano y otro en la oreja para ser el werken mojado de las hojas de Nalca, el representante por unanimidad de los esteros nuevos cuajados de berros y el contador oficial de las Chilcas coquetonas rebosantes de campanas. Y olvidado fue olvidando. Los que antes lo abrazaron no le devolvieron las brazos, los que lo aplaudieron no le devolvieron las manos y los que lo usaro…

PICHI EPEW: EL BOTAS BRAVAS

EL BOTAS BRAVAS.
El Botas Bravas lleva siempre a su paso un lustroso par de botas de goma, de copa larga para las humedades del invierno y recortadas a la altura del tobillo para que aireen de buena gana en verano. Jamás se las quita por miedo o devoción, no lo sabe, pero no quiere romper con lo que ya ha empezado. El Botas Bravas sabe cantar en Alemán pero los que lo escuchan con atención dicen que sólo son garabatos y palabras enrevesadas o tal vez un alemán muy antiguo. Esto al Botas Bravas le produce mucho encono. El Botas Bravas habla bien de las mujeres aunque haya aprendido en las canciones de cantina que se portan mal. Esto al Botas Bravas le produce mucha pena. El Botas Bravas dice que puede dibujar cagando con el culo, hace árboles de buena estampa y decorados animalillos de la selva y hasta algunas veces deja su firma marrón reseca en las veredas. Dice que es un depurado arte combinando oportuna comida y un buen pulso. Esto al Botas Bravas le produce mucha Bonhomia. Cuenta…