Ir al contenido principal

DIHUEÑES

Dihueñes.







Quiero invocar a la lluvia con una manta salvaje


Gritos salen a la vez que se rompen mis cántaros.


A veces amanecen pájaros muertos en mi ventana


Y no entiendo sus radios ni sus diarios


Ni sus cismas ni sus esquinas


Ni sus perras paridas, ni su muerte cristiana


Ni sus símbolos de cartón mierda.


A veces sueño con dihueñes


Pidiendo perdón por nacer.


Quiero invocar:


A la madre furia y su entendimiento


Y hostigar


A la mala marea


A la mala estrella


Meado de perro estoy


Cebollas para abajo soy.


Quiero pasar dejando olor a cacho quemado


Ortigarlos en las chingas y en sus manos en cruz.


Y pienso en dihueñes volviendo después del invierno


Yo sé que hay Dihueñes dentro de cada uno


Anunciándonos los árboles


Y las piedras del infinito.


Colgados en el Kalfu kuruf


Haciendo equilibrio


Arrumbados en sacos esperan en una feria de Santiago


Como los peñi de ciudad esperan trabajo.


Dihueñes mansos como corderos o como obreros cansados


Como tortas escuálidas


Como llamas congeladas


Como semen echo ovillos.






Antes del abismo.


Disueltos en el vinagre se manchan de cilantros


Dihueñes en tu mesa, en tu cara, en tu plato


En tu catre, en tus aguas, en tus teteras


En tus caderas, en tus piernas


En los dedos de tus manos


en los dedos de tus pies.


Dihueñes de amanecida de muerte


De carrera, de pelea a combos


De aliento de gemido


De cuento de canto de susurro


De música


De sueño y delirio


de silencio necesario


de garrote, de flores de nauseas


En la vida repoblada de fantasmas


Dihueñes que tienen miedo de envejecer


Por dentro lleno de gusanos.






¡Pewma dihueñes!


Para los abuelos o los hijos.






Pensar en lo inalcanzable es sugerir dihueñes


Divinos blancos


Allá en lo alto de esos árboles abruptos


En medio de un universo de hojas que es la nada


a manera del soles pálidos


o óvulos albinos colgando.


Comer dihueñes y su maravilla de bosque


Te regalo Dihueñes, se me pegan los dihueñes


Se me olvidaron los dihueñes en otra casa


Unos caballos aplastaron los dihueñes


Y los chorrearon por las calle


Y ruedan como lágrimas de saturno

O de almas en reposo.


O como ruedas que hacen girar los niños


Hasta las otras vidas.


Como morder pezones blancos


Altivos en la rama del Guaye.


Dihueñes lentos que viajan al espacio


Que no crecen y que revientan su alegría


Rebeldes circunferencias que sólo se bajan a palos.


Una vez me guié con ellos en la noche


Por que brillan pegoteados con la luna


El agua los nace y los mata


Como el amor de nosotros.


Dihueñes puros rosados partidos


Doloridos, pegados como quiltros


A la salida de la escuela.


En el océano del insomnio se me aparece


un dihueñe gigante que ataca


Con dientes


Y de su interior aparecen medusas con cabezas


Que pelean con pumas borrachos,


Jotes de acero


y Cueros de Agua incrustados de cuchillos.


.






Bolitas de nieve que se quedan hasta la primavera.


¡Que no se te pudran los dihueñes en la puerta del árbol!.


Que no se te pasen los dihueñes


Hasta la eternidad de las otras lluvias.


Te imagino frente a los dihueñes


Desnuda, abierta, parturienta


y de nuevo oigo cantar la historia de la tierra






En tus manos se deshacen los dihueñes como maravillas,


Para los pobres


Como cenizas para los vivos


Como flores de cardos prisioneras en un tren


Pedazos de rocío convertidos en tibieza que echa humo.


En tus ojos de lucero


Veo dos dihueñes anunciando a tus hijos


Dihueñes desorientados


Desorbitados


En fuga en deuda en desbandada


¡Un Malón de dihueñes!.


Mari mari guaye


¿Kümeleymi guaye?






En tus ovarios se desmigajan los dihueñes y vuelvo de nuevo a subirme a los árboles que es de donde nunca debimos bajarnos.


Entre todos los cantos que he perdido jamás he perdido el canto de mi madre partiendo dihueñes.










¡Vayan al monte a buscar dihueñes


Encontrarán el corazón de ustedes mismos!






¡Amumün mawidamew kintualu dihueñe


Kintunün ta piuke mew!






¡Vayan al monte a buscar dihueñes


Encontrarán el corazón de ustedes mismos!

Comentarios

Tan bakanes tus poemas compadre! un saludo! otro día te leo y comento con más calma!!!

Entradas más populares de este blog

CRÓNICAS DE UN NAMPULKAFE RETIRADO : PICHI NÜTRAM I : EL DÍA EN QUE MON LAFERTE ME TOCÓ EL CULO. Por Javier Milanca

EL DÍA EN QUE MON LAFERTE ME TOCÓ EL CULO.
Por Javier Milanca Olivares


Resulta que el Liceo Politécnico de Illapel organizó un festival de la voz y entre sus invitados estrellas estaba un moreno famoso por su tema La Lombriz y por su afición a empolvarse la nariz (verso sin esfuerzo) además, de una cantante porteña con fama de wachaka, se llamaba Monserrat Bustamante. La tarde previa al festival se realizó una prueba de sonido bajo el sol carnicero Illapelino, yo estaba ahí porque sería el animador del evento y Monse no llegaba nunca y algunos fans la esperaban ansiosos. De pronto, entre el público conversando de hawaianas y lentes de sol baratos apareció ella como una diva de pobla- sound, con su caminar delicioso de choriza pulenta y famosa. Saludó a todos de beso y entre bromas y chuchadas probó sonido y sobre todo pidió un acompañante para cantar su último éxito radial, una canción a dueto con Santos Chávez (no el pintor, el cantante). No me sabía muy bien la letra pero con un papel…

PICHI EPEW: LAS HERMANAS KONA Por Javier Milanca Olivares

LAS HERMANAS KONA.
Por Javier Milanca Olivares
Las hermanas Kona vivían solas. Aunque decir solas está demás pero es por esa mala costumbre de soledear a las mujeres cuando no tienen hombre. Y más encima ellas que no lo andan echando en falta ni lo andan pidiendo pues lo más bien entre las dos se saben tejer deleitosa compañía. Estas hermanas vistas de lejos parecían tener un transcurrir  enojón y bravo, pero miradas bien de cerca resultaban muy risueñas y parlantinas. Se decía que a veces, incluso, se ponían fiestongueras cuando la chicha de manzana les salía picantosa y espumarada como que se les subía al sobrado, y daban hasta de saltitos igual que esas chincolas colimochas cuando se alborotan con el grano.  Hay  que contar que se juntaban poco con la gente y era muy común verlas esperando micro en el  camino y aunque el carácter se les ponía arisco, igual daban los días y las tardes con mucha música y deleite. Eran  malencaradas en  la fila del banco, respingonas en la bodegas y mal…

LA FOTOGRAFÍA DE DON CRISTÓBAL

LA FOTOGRAFÍA DE DON CRISTOBAL. Por Javier Milanca Olivares En la primera fotografía está Don Cristóbal no se ve porque se puso de espaldas mirando hacia el lago. Yo miro el cerro Tralkan. El hombre que no verán en ninguna fotografía pero que ya se les dibujará en su imaginación es de baja estatura, con gruesas manos que tienen los duros de cuerpo y que le resaltan gigantes pues parece que hubieran pertenecido a alguien más grande. Es un viejo, pero mejor sería llamarlo sobreviviente, lo que no deja de ser una proeza por la vida llevada y lo trabajado de su humanidad que ahora descansa como una locomotora que hubiera cruzado un arenal. Habla fuerte porque perdió las escuchaderas de tanto aserradero y porque le gusta aparentar sordera por conveniencia. Tiene cejas abundantes, dice que son herencia de su mamita pero que no recuerda porque razón si ella siempre las lucía delicadamente cortadas. Me cuenta que el cerro que está enfrente de Riñihue se llama Maltusado, pienso que es en honor a …