Ir al contenido principal

PETROGLIFOS DEL CHOAPA


CANCIÓN DE LOS PETROGLIFOS DEL RIO

Allí, en plena patria que se llena
En medio del fulgor alado de los cóndores
Donde esconden sus semillas los zorros fugaces
El telar de los siglos llenó el viento
Con somnolientas construcciones de piedras.
Desde su inmovilidad de muelles cordilleranos
Se desprenden las preguntas como otra gota de agua:
La piedra en el aire el golpe
Donde el misterio?
Resuenan voces de magia
Sin descifrar.
Estrellas reflejan sus signos
Donde la mano?
Repite el cielo que vigila
Para no callar.
Lenguaje del rito antiguo
Letras silvestres
Diccionario escrito en la piedra
Que no se leer.
Primera canción
Memoria perdida, papiros del tiempo
Los signos del hombre son un monumento
los sabios dejaron como testamento.
Ofrenda de siglos desde el firmamento

Piedras que descubrieron el alarido del inicio
Allí estaban cuando el fuego era el aire
El agua la tierra.
La mancha gris de sus carnes al sol
Se agrieta en cada ventisca secular.
Los chuscos lagartos
Los severos guanacos
Quedaron petrificados de cara al universo
Por las manos del sabio que un día anduvo
Claro como un paso.
Segunda canción
Ecos de estrellas recoge mi valle
Trazos antiguos pétreos tatuajes,
Caminos y mapas ancestrales
La piedra canta cielos tutelares

En fin que las espaldas crujieron
Sangraron las manos hacia la eternidad de las pircas
Derrocando la tiranía de los quiscos.
Leche y miel fue la promesa del río abajo
Árboles venían de tus venas mojadas.
La mano abierta del chacarero es un sol que estalla
Maravillas.
El sucio viento descubre el viaje de los arrieros
Los ojos del niño cabrero vigilan
No creen todavía en designios ni puertas.
Las piedras vociferan furiosas a los hombres diminutos
Alcanzando a los calendarios inútiles, a los que quieren oírlas
Tienen ojos, tienen oídos
Y son mortales
Tienen pies y tienen alas
Y son mortales....
La tierra se rinde, muestra su esqueleto de granito:
Heroicas armazones de greda dura
Lagrimas sólidas unidas por el tiempo pegajoso
Santo sudario de la arenisca andina
No tienen ojos, no tienen oídos
Y son inmortales.
Murallas ciegas, enterradas en el cielo
No tienen pies, ni tienen alas y son inmortales
Última canción
Vida que te vienes en roca tallada
Sólo el viento descifra la razón callada
El imperio asesina la piedra sagrada
Mueren petroglifos y nadie hace nada.
El imperio asesina la piedra sagrada
Mueren petroglifos y nadie hace nada.

Comentarios

azpeitia dijo…
Verso valiente y fuerte, hermosa descripción....azpeitia

Entradas más populares de este blog

CRÓNICAS DE UN NAMPULKAFE RETIRADO : PICHI NÜTRAM I : EL DÍA EN QUE MON LAFERTE ME TOCÓ EL CULO. Por Javier Milanca

EL DÍA EN QUE MON LAFERTE ME TOCÓ EL CULO.
Por Javier Milanca Olivares


Resulta que el Liceo Politécnico de Illapel organizó un festival de la voz y entre sus invitados estrellas estaba un moreno famoso por su tema La Lombriz y por su afición a empolvarse la nariz (verso sin esfuerzo) además, de una cantante porteña con fama de wachaka, se llamaba Monserrat Bustamante. La tarde previa al festival se realizó una prueba de sonido bajo el sol carnicero Illapelino, yo estaba ahí porque sería el animador del evento y Monse no llegaba nunca y algunos fans la esperaban ansiosos. De pronto, entre el público conversando de hawaianas y lentes de sol baratos apareció ella como una diva de pobla- sound, con su caminar delicioso de choriza pulenta y famosa. Saludó a todos de beso y entre bromas y chuchadas probó sonido y sobre todo pidió un acompañante para cantar su último éxito radial, una canción a dueto con Santos Chávez (no el pintor, el cantante). No me sabía muy bien la letra pero con un papel…

PICHI EPEW: LAS HERMANAS KONA Por Javier Milanca Olivares

LAS HERMANAS KONA.
Por Javier Milanca Olivares
Las hermanas Kona vivían solas. Aunque decir solas está demás pero es por esa mala costumbre de soledear a las mujeres cuando no tienen hombre. Y más encima ellas que no lo andan echando en falta ni lo andan pidiendo pues lo más bien entre las dos se saben tejer deleitosa compañía. Estas hermanas vistas de lejos parecían tener un transcurrir  enojón y bravo, pero miradas bien de cerca resultaban muy risueñas y parlantinas. Se decía que a veces, incluso, se ponían fiestongueras cuando la chicha de manzana les salía picantosa y espumarada como que se les subía al sobrado, y daban hasta de saltitos igual que esas chincolas colimochas cuando se alborotan con el grano.  Hay  que contar que se juntaban poco con la gente y era muy común verlas esperando micro en el  camino y aunque el carácter se les ponía arisco, igual daban los días y las tardes con mucha música y deleite. Eran  malencaradas en  la fila del banco, respingonas en la bodegas y mal…

LA FOTOGRAFÍA DE DON CRISTÓBAL

LA FOTOGRAFÍA DE DON CRISTOBAL. Por Javier Milanca Olivares En la primera fotografía está Don Cristóbal no se ve porque se puso de espaldas mirando hacia el lago. Yo miro el cerro Tralkan. El hombre que no verán en ninguna fotografía pero que ya se les dibujará en su imaginación es de baja estatura, con gruesas manos que tienen los duros de cuerpo y que le resaltan gigantes pues parece que hubieran pertenecido a alguien más grande. Es un viejo, pero mejor sería llamarlo sobreviviente, lo que no deja de ser una proeza por la vida llevada y lo trabajado de su humanidad que ahora descansa como una locomotora que hubiera cruzado un arenal. Habla fuerte porque perdió las escuchaderas de tanto aserradero y porque le gusta aparentar sordera por conveniencia. Tiene cejas abundantes, dice que son herencia de su mamita pero que no recuerda porque razón si ella siempre las lucía delicadamente cortadas. Me cuenta que el cerro que está enfrente de Riñihue se llama Maltusado, pienso que es en honor a …