Ir al contenido principal

PICHI EPEW: ESCLAVITUD POR DEUDAS




 “ESCLAVITUD POR DEUDAS”: 

Que en ese tiempo en el Chawra Kawín (Osorno 1883) había poco dinero, todo lo productivo estaba en el norte. Se quedaba en la capital, o en los hierros de un ferrocarril que venía avanzando selva al sur. Pocos lo creían en realidad, esos eran cuentos de seres fantasiosos, nada podía ser más grande que un árbol ni tirar más fuego que un volcán. Que la gente, en vez de aprender de la lenta sabiduría de las siembras y la crianza, se acostumbró a comprar en las pulperías de alemanes o cualquier otro pillo rico. Que para comprar debían tener plata y para tener plata iban vendiendo sus pequeños trozos de tierra arrinconados y yermos. Que la gente comenzó a ponerse pobre, a verse pobre y a sentirse pobre. Fue así como se inventó la pobreza en el Chawra Kawin, al mismo tiempo que otros se inventaron la riqueza. Ambas cosas no se conocían por estos lados y los colonos la trajeron como novedad igual que sus máquinas y su cerveza. Entonces alguien empezó “emprestando” los hijos por dinero, primero por un tiempo, luego por otro tiempo más, hasta que ese tiempo era un para siempre. Que esos hijos se fueron quedando y eran obligados a trabajar con crueldad, y bondad religiosa a la vez, para que aprendieran que el esfuerzo trae beneficios, más si el esfuerzo es gratuito. Que eso era esclavitud, regulada por normas de arriendo y por las leyes chilenas siempre permisivas con los colonos y castigadoras para los hijos de la tierra. Que además así se perdieron apellidos originarios, se castellanizaron y muchos se awincaron sin entendimiento. Que ellos olvidaron a sus familias naturales y se entremezclaron con las nuevas en una tole-tole de parientes cruzados de nunca acabar. Que esos hijos abandonados por deudas quedaron sin Ñuke Mapu, sin antepasados, ni abuelos tutelares que los cuidasen y tuvieron que aprender de la luteranía laboriosa, de dioses azotados y otras lacras todos los domingos, todos los domingos. Hasta olvidaron su idioma original y no tuvieron jamás como contar esta historia.


Comentarios

Entradas más populares de este blog

CRÓNICAS DE UN NAMPULKAFE RETIRADO : PICHI NÜTRAM I : EL DÍA EN QUE MON LAFERTE ME TOCÓ EL CULO. Por Javier Milanca

EL DÍA EN QUE MON LAFERTE ME TOCÓ EL CULO.
Por Javier Milanca Olivares


Resulta que el Liceo Politécnico de Illapel organizó un festival de la voz y entre sus invitados estrellas estaba un moreno famoso por su tema La Lombriz y por su afición a empolvarse la nariz (verso sin esfuerzo) además, de una cantante porteña con fama de wachaka, se llamaba Monserrat Bustamante. La tarde previa al festival se realizó una prueba de sonido bajo el sol carnicero Illapelino, yo estaba ahí porque sería el animador del evento y Monse no llegaba nunca y algunos fans la esperaban ansiosos. De pronto, entre el público conversando de hawaianas y lentes de sol baratos apareció ella como una diva de pobla- sound, con su caminar delicioso de choriza pulenta y famosa. Saludó a todos de beso y entre bromas y chuchadas probó sonido y sobre todo pidió un acompañante para cantar su último éxito radial, una canción a dueto con Santos Chávez (no el pintor, el cantante). No me sabía muy bien la letra pero con un papel…

PICHI EPEW: LAS HERMANAS KONA Por Javier Milanca Olivares

LAS HERMANAS KONA.
Por Javier Milanca Olivares
Las hermanas Kona vivían solas. Aunque decir solas está demás pero es por esa mala costumbre de soledear a las mujeres cuando no tienen hombre. Y más encima ellas que no lo andan echando en falta ni lo andan pidiendo pues lo más bien entre las dos se saben tejer deleitosa compañía. Estas hermanas vistas de lejos parecían tener un transcurrir  enojón y bravo, pero miradas bien de cerca resultaban muy risueñas y parlantinas. Se decía que a veces, incluso, se ponían fiestongueras cuando la chicha de manzana les salía picantosa y espumarada como que se les subía al sobrado, y daban hasta de saltitos igual que esas chincolas colimochas cuando se alborotan con el grano.  Hay  que contar que se juntaban poco con la gente y era muy común verlas esperando micro en el  camino y aunque el carácter se les ponía arisco, igual daban los días y las tardes con mucha música y deleite. Eran  malencaradas en  la fila del banco, respingonas en la bodegas y mal…

LA FOTOGRAFÍA DE DON CRISTÓBAL

LA FOTOGRAFÍA DE DON CRISTOBAL. Por Javier Milanca Olivares En la primera fotografía está Don Cristóbal no se ve porque se puso de espaldas mirando hacia el lago. Yo miro el cerro Tralkan. El hombre que no verán en ninguna fotografía pero que ya se les dibujará en su imaginación es de baja estatura, con gruesas manos que tienen los duros de cuerpo y que le resaltan gigantes pues parece que hubieran pertenecido a alguien más grande. Es un viejo, pero mejor sería llamarlo sobreviviente, lo que no deja de ser una proeza por la vida llevada y lo trabajado de su humanidad que ahora descansa como una locomotora que hubiera cruzado un arenal. Habla fuerte porque perdió las escuchaderas de tanto aserradero y porque le gusta aparentar sordera por conveniencia. Tiene cejas abundantes, dice que son herencia de su mamita pero que no recuerda porque razón si ella siempre las lucía delicadamente cortadas. Me cuenta que el cerro que está enfrente de Riñihue se llama Maltusado, pienso que es en honor a …