Ir al contenido principal

Kiltros de Javier Milanca Por Gregorio Angelcos

Kiltro es una palabra de origen Mapudungun (Lengua original del pueblo Mapuche, al sur de Chile) que significa "perro", vocablo que se expandió con rapidez durante la época pre-independencia, usada con frecuencia para denostar a alguien haciendo alusión a un origen de bajo linaje o desconocido, en aquella época los aborígenes eran considerados como "inferiores" y "salvajes" por los españoles, por lo que su idioma y cualquier término en él era considerado vulgar.Pero estos Kiltros de Javier Milanca con K y no con Q, son un antecedente simbólico que comienza a perfilar su narrativa, y le da un sello de identidad personal en la que pueden establecerse asociaciones con elementos ideológicos, con las motivaciones temáticas del autor, con subsistemas y subculturas que pululan al interior de un sistema global.La K en sustitución de la Q no es una renovación arbitraria entre dos consonantes, sino un cambio de representación, que insinúa lo que se propone contar desde un espacio que yace latente entre nosotros, porque es parte de una carga violenta y truculenta de la realidad, que no es percibida por los artificios mediáticos que dan cuenta solo de los problemas superestructurales y los conflictos entre las cúpulas de los grupos de poder que dominan nuestra sociedad.La experiencia narrativa de estos textos develan el transito estático, la inmovilidad, de situaciones de convivencia de sujetos marginados a perpetuidad, por su entorno de pobrezas múltiples, donde las carencias y el dolor se convierten en anécdotas independientes de su profundidad, de sus crisis, de las limitaciones que les imponen un tipo de relaciones condicionadas por la regresión de sus ejercicios concientes.Milanka es desde el origen de la reflexión de sus temáticas el Kiltro con K, letra que fue expuesta en los muros de la ignominia por los grupos anarquistas en Chile en los comienzos del siglo veinte, y que establecen una subversión rebelde y agresiva del lenguaje, como una forma de construir una forma de comunicación entre los seres que cohabitan el submundo de las sociedades modernas, fuera de las convenciones sociales y morales que caen con violencia como una lluvia de veneno sobre nuestras neuronas, manipuladas por una cultura insignificante, donde el lucro y la simulación, el estímulo hacia el consumo, instala una cortina de humo, que oculta las precariedades de un contexto masivo, donde las actitudes y conductas humanas, están dadas por lo instintivo inmediato, donde la razón desaparece para imponer una libertad emocional distinta y distante a cualquier propósito moral de carácter religioso o político.
Sus personajes, las de estas narraciones, desdoblan sus complejidades, que sin duda las tienen, y desbordan su naturaleza siquiátrica para sobrevir entre las inequidades de las que son victimas, pero a las que les restan toda clase de importancia.No hay lucha por un cambio externo o interno, solo vegetan y manejan las circunstancias, con resignación, rabia, o de acuerdo con sus intereses tácticos para darle un cierto sabor al aguante.
La narrativa de Milanca es de marginación la que consiste en la separación efectiva de una persona, una comunidad, o un sector de la sociedad, respecto al trato social; el proceso puede mostrar diferentes grados y mecanismos, desde la indiferencia hasta la represión y reclusión geográfica, y con frecuencia trae aparejada la desconexión territorial. Su carácter definitorio, sin embargo, no es el aspecto geográfico, sino el aislamiento social.
Por otra parte, la discriminación marginal es un fenómeno vinculado con la estructura social, y está asociado con rezagos que se originan en patrones históricos y el desarrollo de un territorio determinado. Sus efectos implican unas repercusiones de tipo cultural, social, educacional, laboral, y económicas, entre otros. La pobreza puede ser un estado de la marginación y viceversa, aunque el hecho de que exista una, no necesariamente implica que exista la otra.
Difiero del prologuista cuando sostiene que estos cuentos son un resultado del proceso post globalización; grave error conceptual de Pérez Santiago, la globalización desdibujó las identidades regionales, trató de aniquilarlas y neutralizarlas a través de la propagación de industrias culturales, que se han encargado de construir una narrativa estandarizada para que funcione en los mercados de los diferentes países, de manera homogénea y con un lenguaje neutral, plano y de alcance masivo. Un caso emblemático de esta seudo literatura se expresa en la novelística de Pablo Simonetti, o en Perú de Jaime Bayle, dos exponentes del vacío por el que transitamos cotidianamente.En cambio, Milanca es un exponente actualizado de la generación del 38 recordándonos a un Manuel Rojas o a un Alberto Romero.La literatura actual se emplaza a través de una dicotomía entre las escrituras globalizadas y las regionales, un conflicto subliminal por imponer una subordinación de la primera hacia la segunda, y Milanca, decidido exponente de los microespacios de convivencia y de poder a la manera foucoultiana, repropone a través de sus cuentos a los hombres simples y sencillos con su naturaleza ingenua, dócil, y a veces despiadada de la población, algo que está y evoluciona en el silencio del no hacer como lo definiera el sociólogo griego Nikos Poulanza, pero que nos revelan mundos paralelos con sus propios imaginarios y una dosis de inteligencia que provienen de su experiencia cotidiana, acá no hay academicismos ni procesos concatenadas por las tradiciones del intelecto, hay expansión de los cuerpos, espontaneidad de los sentidos, belleza de las experiencias de convivencia entre seres desheredados de la tierra.Y en estas experiencias radica la verdad y la credibilidad de sus historias, aquí el pueblo no es una aldea global, es una aldea específica, con sus propias problemáticas.
En Kiltros apreciamos una escritura con fundamentos, y a un creador que mira su pequeño universo como una realidad diferente y distante de la estructura social urbana, estos son historias pueblerinas, plagadas de aciertos y desaciertos, de un realismo efímero pero esencial.Leer este narrador implica liberarse de los lugares comunes a las que nos tienen acostumbrados los narradores oficiales y funcionales a una estética de la recreación descriptiva y paisajística de los hechos, para acceder a una escritura autentica en sus contenidos, sorprendente en la veracidad con la que interactúan los personajes y determinante en la resolución de los acontecimientos.
.
.
* Javier Milanca: Escritor, poeta y profesor de Historia

Comentarios

Entradas más populares de este blog

CRÓNICAS DE UN NAMPULKAFE RETIRADO : PICHI NÜTRAM I : EL DÍA EN QUE MON LAFERTE ME TOCÓ EL CULO. Por Javier Milanca

EL DÍA EN QUE MON LAFERTE ME TOCÓ EL CULO.
Por Javier Milanca Olivares


Resulta que el Liceo Politécnico de Illapel organizó un festival de la voz y entre sus invitados estrellas estaba un moreno famoso por su tema La Lombriz y por su afición a empolvarse la nariz (verso sin esfuerzo) además, de una cantante porteña con fama de wachaka, se llamaba Monserrat Bustamante. La tarde previa al festival se realizó una prueba de sonido bajo el sol carnicero Illapelino, yo estaba ahí porque sería el animador del evento y Monse no llegaba nunca y algunos fans la esperaban ansiosos. De pronto, entre el público conversando de hawaianas y lentes de sol baratos apareció ella como una diva de pobla- sound, con su caminar delicioso de choriza pulenta y famosa. Saludó a todos de beso y entre bromas y chuchadas probó sonido y sobre todo pidió un acompañante para cantar su último éxito radial, una canción a dueto con Santos Chávez (no el pintor, el cantante). No me sabía muy bien la letra pero con un papel…

PICHI EPEW: EL PEÑI RAMON QUICHIYAO

EL PEÑI RAMON QUICHIYAO
Por Javier Milanca Olivares
El peñi Ramón Quichiyao se puso niño y se puso manta de lana cruda y salió a escribir arboleando hasta que las propias cordilleras de Llifen aprendieron a cantar su antigua memoria. De más grande se puso profesor y manta de lino normalista y pizarreando en las escuelas hizo que las letras despertaran más temprano. Después se puso manta humilde y se puso escritor y fue elegido como el hablador de la selva valdiviana, el vocero de la Puihua Hembra, el cantante de los viejos de aserradero que se vuelven ñonchos de tanta máquina y chuecos de tanta Tota. Se puso un lápiz en la mano y otro en la oreja para ser el werken mojado de las hojas de Nalca, el representante por unanimidad de los esteros nuevos cuajados de berros y el contador oficial de las Chilcas coquetonas rebosantes de campanas. Y olvidado fue olvidando. Los que antes lo abrazaron no le devolvieron las brazos, los que lo aplaudieron no le devolvieron las manos y los que lo usaro…

PICHI EPEW: EL BOTAS BRAVAS

EL BOTAS BRAVAS.
El Botas Bravas lleva siempre a su paso un lustroso par de botas de goma, de copa larga para las humedades del invierno y recortadas a la altura del tobillo para que aireen de buena gana en verano. Jamás se las quita por miedo o devoción, no lo sabe, pero no quiere romper con lo que ya ha empezado. El Botas Bravas sabe cantar en Alemán pero los que lo escuchan con atención dicen que sólo son garabatos y palabras enrevesadas o tal vez un alemán muy antiguo. Esto al Botas Bravas le produce mucho encono. El Botas Bravas habla bien de las mujeres aunque haya aprendido en las canciones de cantina que se portan mal. Esto al Botas Bravas le produce mucha pena. El Botas Bravas dice que puede dibujar cagando con el culo, hace árboles de buena estampa y decorados animalillos de la selva y hasta algunas veces deja su firma marrón reseca en las veredas. Dice que es un depurado arte combinando oportuna comida y un buen pulso. Esto al Botas Bravas le produce mucha Bonhomia. Cuenta…